martes, 8 de noviembre de 2016

La Leyenda de la Reliquia de San Agustín

  Varias veces lo he dicho, lo haré una vez más, las leyendas no me gustan, regularmente son repetitivas, regularmente ocurren en la noche, con fantasmas, almas en pena, ruidos de cadenas, rechinidos, incluso risas. En cuanto a los "relatos piadosos" la gran mayoría cuenta de la llegada de unos personajes, normalmente humildes, que piden hospedaje por una noche y al día siguiente desaparecen dejando una imagen que, cuando la quieren mover de lugar está pesada y no se puede trasladar a ningún punto. Eso en cuanto a la anécdota que cuentan. Lo que no me gusta es que muchas personas lo asumen como un hecho histórico sin tener en cuenta que es una leyenda, es decir, un cuento.

  Me parece curioso que una leyenda de Salamanca sea contada en Celaya, y será bueno hacer algunas puntuaciones. Los retablos fueron creados por Antonio de Elejalde, entalladores de antigua tradición, su historia la puedes ver aquí. En cuanto a los retablos de crucero, estos vienen del taller de Pedro José de Roxas, aquí está su historia. En cuanto a las reliquias, son varias las que hay (o hubo) en Salamanca, la mayoría en el templo de San Agustín, el listado está aquí. Así que, ahora pasemos a la leyenda, ojo, leyenda:




Fuente:

Leyendas Mexicanas. Antología. Selección de José Rogelio Álvarez, Editorial Everest. León, España. 2004. pp. 427-431

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada