martes, 26 de abril de 2016

Un héroe salmantino nada conocido: Margarito Cárdenas.

  Sabemos muy bien que hace algunas décadas se colocaron unos obeliscos en el jardín de Nativitas y era por allá que se hacía cada 1° de Enero la Ceremonia de Aniversario de Fundación de Salamanca pues se afirmaba que Nativitas había sido el asiento de la mítica Xidoo. Versiones van, versiones vienen sobre su existencia, pero, como bien lo anotó Rojas Garcidueñas, no hay documento alguno que diga hubo una población llamada así. En cambio, al hurgar en los archivos parroquiales encuentro que hubo, ya muy entrado el siglo XVII, un rancho llamado Tepetates, quizá sea allí que comienza la idea de que, si xidoo en lengua ñähñüh es tepetate, se le asignó uno origen así, de la nada, y se dio por hecho que ese había sido el nombre antiguo del asentamiento que luego se convirtió en villa de Salamanca. Habrá que recordar que la merced de fundación da dos puntos referenciales del lugar en donde se creará la nueva villa de españoles: uno de ellos es el Rincón de Alonso al que se le cambia el nombre por el Rincón de San Bartolomé; el otro es Surumútaro… de haber existido un Xidoo se hubiera anotado. Pero volvamos al tema que hoy no ocupa. 

   El traer a colación lo de los obeliscos es debido a que, cuando fue transformada la plaza de San Agustín, una vez derribado el mercado, se creó el Jardín Hidalgo, luego se levantaron allí los obeliscos en honor a los Salmantinos Ilustres se habían derribado en Nativitas para colocarlos en el centro de la Ciudad. Leía hace tiempo,  una antigua guía del Ferrocarril Central Mexicano, publicada en 1888, en ella se hacía una puntual descripción de todo el recorrido y cuando hace la de Salamanca hubo algo que me llamó mucho la atención pues el autor decía que “Ha tenido Salamanca distinguidos hijos e ilustres benefactores. En un plano de la población que tenemos a la vista se ven retratos de unos y otros…” luego anota que ese plano incluye notas de Pedro González, que data de junio de 1887 y que incluye el nombre y retrato de 20 personas (1). Al ir leyendo los nombres todos son conocidos, son los habituales que recordamos como relevantes pero hubo uno del que nunca había oído hablar nada: Margarito Cárdenas. Pensé que tal vez alguien en Salamanca había visto ese plano y que de allí había surgido la idea de los obeliscos, pero reducidos a 7, pues los veinte que se anotaron serían demasiados.

  Y ahora, hurgando esta vez en el Archivo Histórico Municipal encuentro algo relativo al desconocido personaje pues ya casi por terminar el siglo XIX, su madre solicita se le pague la pensión que como héroe se le había asignado por el Supremo Gobierno. Así que, ahora ya sabemos quién fue Margarito Cárdenas.  Nació en Salamanca, fue bautizado el 20 de julio de 1841, hijo de Silvestre Cárdenas y de Antonia Cárdenas. No sabemos nada de su infancia ni adolescencia, ni  cuándo fue que se enlistó en el Ejército, quizá estaba en Salamanca cuando Maximiliano hizo su visita, quizá lo vio de lejos pues él, Margarito, era del bando Liberal, por lo que no estaba de acuerdo con la presencia ni del Emperador ni de las tropas francesas, zuavas ni de las demás que había en México. Es para el año de 1865, cuando Margarito Cárdenas contaba 24 años y tenía el título de Teniente Coronel que sabemos algo de su participación en contra de la invasión francesa.

  Pertenecía al Ejército del Centro, cuyo General en Jefe era Vicente Riva Palacio. Estaba enlistado dentro de la 2ª División al mando del General Manuel García Pueblita. De la estructura militar en la que estaba destacado era en el 3er. Batallón de Guanajuato, al mando de Bermúdez, Domenzain y Bravo, entre otros. Los batallones estaban formados de 100 a 400 integrantes cada uno, no sabemos de cuántos estaba integrado al que Margarito Cárdenas estaba asignado. Y ocurría en aquel tiempo que en territorio michoacano había continuos enfrentamientos con las tropas francesas, para el 14 de junio de 1865, el Ejército Republicano del Centro comienza un enfrentamiento, iniciando en Tacámbaro, para luego seguir por Acuitzio y Morelia, para el día 15 estaban ya en Quiroga y el 16 la “Chinaca” se acantona en la sierra al sur de Zacapu, es el día 18 de junio que, fortificados los conservadores, apoyados por los franceses en Uruapan, que el Coronel Ignacio Zepeda y el Teniente Coronel Luis G. Carrillo, al frente de los republicanos inician el enfrentamiento; son asignados como ayudantes de guardia en el Cuartel General el Teniente Coronel Margarito Cárdenas y el Capitán Feliciano Cárdenas, comenzadas las hostilidades por las calles de Uruapan, ambos, junto a una veintena más de republicanos son abatidos; el salmantino Margarito Cárdenas murió en combate (2).

   Sabemos bien que la lucha siguió, finalmente, el 2 de abril de 1867, el Ejército Mexicano del Oriente, al mando del General Porfirio Díaz vence a los invasores y ese es el inicio de la derrota que culminará con el fusilamiento de Maximiliano en el Cerro de las Campanas y la entrada de Juárez a la ciudad de México y la reinstauración de la República. Al poco en Salamanca y en todas las poblaciones de Guanajuato serán exhibidos los “traidores a la patria” que apoyaron a los invasores (larga era la lista, por cierto) y Margarito Cárdenas recibirá los honores correspondientes, además de que sus padres son asignados para recibir una pensión por la participación de su hijo en favor de la patria.

  “Que el Gobierno Constitucional al establecimiento de la República le concedió una pensión de Montepío militar como madre viuda de su hijo el Teniente Coronel D. Margarito Cárdenas muerto en defensa de la independencia Nacional durante la intervención francesa. Y yo el infrascrito Escribano doy fe tener a la vista la patente de dicha pensión la cual fue expedida por el Presidente de la República, C. Sebastián Lerdo de Tejada con fecha Diciembre 25 de 1875” (3). 

  La familia Cárdenas vivía en una casa de su propiedad ubicada en la Plaza de la Constitución la cuál aun no logro identificar cuál era exactamente. Será bueno aclarar que las imágenes que ves son de personajes desconocidos, las incluyo para dar una idea del modo en que vestían los chinacos durante el tiempo en que los hechos ocurrieron.


Fuentes:

1.- De la Torre, Juan. Historia y descripción del Ferrocarril Central Mexicano. Imprenta de Ignacio Cumplido. México, 1888. pp. 94-94

2.- Ruiz, Eduardo. Historia de la Guerra de Intervención Francesa en Michoacán. Tipografía de la Secretaría de Fomento. México 1896, pp. 380-403

3.- AHMS. Notarios Públicos. Indalecio Ojeda. Caja 747, L. 1887, f. 3v-4v

lunes, 25 de abril de 2016

De los ingresos del Ayuntamiento al finalizar el siglo XIX

   En aquellos tiempos, a diferencia de los actuales, si algo ocurría por Salamanca era aquello que el dicho dice "el que quiera azul celeste, que le cueste", esto lo digo en el sentido de que, si querías desayunar huevos, lo mejor era tener una buena gallina ponedora, claro, también con su gallo. Y si querías comer pollo, había que saber cómo matarlo, desplumarlo y cortarlo en sus respectivas piezas y, en términos comerciales había producción casera (eso que ahora se llama artesanal) de casi todo lo necesario.

   Máquinas no había muchas, aunque Salamanca fue de las primeras poblaciones en México en contar con el avanzado sistema de vapor en la producción de telas, pues Patricio Valencia, el padre de Emeteria, las mandó traer de Inglaterra. Había fábricas de fideos, de cerillos, de velas, de cigarros, de zapatos, de guantes (afamados los de gamuza)  y de tantas otras cosas más... y el Municipio, es decir, el Ayuntamiento tenía sus ingresos por distintas vías... veamos:

   Continuamente había remates de bienes "mostrencos", esos sera, básicamente, mulas, caballos, burros que se encontraban sin dueño en el monte y que entraban en posesión del Ayuntamiento para ser luego subastados, según lo vemos en este documento.

   Otro ejemplo de remates de bienes mostrencos.

 El Teatro Juan Valle, administrado por el Ayuntamiento, era otra fuente de ingresos.

   Otro más del Teatro, de la presentación de la  Compañía de Variedades, quizá una Zarzuela.

 En cuanto a la Penitenciaría del Estado, instalada en el Ex convento de San Agustín, ésta tenía además de la imprenta, que se anunciaba en 1910 que funcionaba con ELECTRICIDAD, así con mayúscula, había taller de Zapatería, Talabartería y Sastrería, se hacían sombreros de palma, y la especialidad era la fabricación de ropa militar, claro es que estos no eran ingresos para el Ayuntamiento, sino para el mantenimiento de la propia Penitenciaría.

martes, 19 de abril de 2016

El arte urbano en Salamanca

   Siempre he afirmado que se puede pasar frente a algo una, otra y otra vez y encontraremos algo nuevo, es lo mismo que leer, pues en la segunda o tercera releída aparece algo a lo que no habíamos puesto atención anteriormente. Así, al caminar por la misma calle, van apareciendo elementos que estaban escondidos. Es la idea de este ejercicio por las calles de Salamanca en eso llamado Arte Urbano.




























sábado, 16 de abril de 2016

Antes y Ahora: La calle Juárez frente a la plaza de San Agustín

Calle Juárez, 1970.- No estoy del todo seguro de la fecha, supongo es 1970 debido a dos cosas, una que la plazoleta de San Agustín (o Hidalgo) aparece con foto, la otra, que el Hotel El Monte está en construcción, agreguemos a eso los modelos de los tres vehículos que se ven claramente en la toma. Hay varios detalles interesantes, uno que la fonda estaba allí, que la entrada al estacionamiento del Mesón funcionaba. Seguía un local llamado Pesca Mar, supongo venta de pescados y mariscos (el nombre es evidente), siguen dos locales, que no sé cuáles eran, luego el Bar Gambrinus y en la esquina la Discoteca Aguilar.

Calle Juárez, 2016. la fonda sigue allí, Mi Jacalito; la entrada al estacionamiento del Mesón; le sigue la frutería El Papaloapan. En la casa de color verde está un local de accesorios para celulares y sigue la Coppel-Canadá. Siempre serán las calles del centro de cualquier población las que más cambios sufran.

Misma esquina vista hacia el oriente.

1945, cuando el Mercado Municipal estaba en construcción.

1980, cuando estaba el Monumento a Hidalgo y las fuentes.

miércoles, 13 de abril de 2016

Antes y ahora: La esquina de Juárez y Obregón

1975.- Juárez y Obregón. En la esquina, como lo recuerdo y como lo podemos ver en la imagen, estaba El Bodeguero, una de las tiendas, junto con El Papaloapan, que estuvieron siempre próximas a la zona comercial de Salamanca, en las proximidades del Mercado Hidalgo.

2016.- Juárez y Obregón. Misma esquina, cuarenta años después, El Bodeguero ya no está más, hace ya un buen tiempo que ese local cerró.


lunes, 11 de abril de 2016

El mural de la Escuela Primaria Artículo 123 de Salamanca, Guanajuato

   Lo más seguro es que este mural lo has visto de reojo pero nunca le has puesto atención o, de plano, ni lo has visto. Tiene ya más de medio siglo de estar allí y es representativo de las últimas manifestaciones del llamado "arte republicano", movimiento iniciado a final de los años treinta y que cobró gran relevancia, especialmente por su máximo representante: Diego Rivera.

  En este detalle notamos la fuerte influencia de Rivera en lo desarrollado por los artistas que fueron comisionados para la realización del mural en la técnica del mosaico veneciano. Nunca he podido acercarme a ver el mural de cerca y buscar en algún lugar del mismo la firma, los nombres de los artistas, sería interesante tener el dato.

   Los elementos de mexicanismo son más que evidentes, en este caso, vemos en la imagen una serpiente que nos remite, de inmediato a la idea del Quetzlcóatl - Kukulcán, tan representativa de las dos civilizaciones pilares de mesoamérica: Azteca y Maya.

  En Salamanca existían, todavía hace un año, dos excelentes ejemplos del arte ejecutado con la técnica del "mosaico veneciano" uno de ellos ya desapareció, era el escudo de la antigua SRH, Secretaría de Recursos Hidráulicos, el otro es la muestra personajes de la Historia de México en la Escuela Primaria Artículo 123, en la calle Árbol Grande. Cuahutémoc, Hidalgo, Juárez, Madero...

   La famosa frase "El respeto al derecho ajeno es la paz", un mapa de la República y la serpiente son los, digamos, ideogramas que allí se muestran y, como lo vemos en las fotografías están en muy mal estado y dan gritos, fuertes gritos de que este estupendo mural debe ser rescatado ya, antes de que colapse.

   La escuela fue fundada el 2 de febrero de 1963, por el Prof. Andrés Ortega Delgado, que fue su primer director, tiene 53 años de estar funcionando y el mural tiene, igual número, será justo crear un comité, o buscar la ayuda del INBA que, dentro de la estructuración de la nueva Secretaría, la de Cultura, es la encargada de este tipo de obras artísticas del siglo XX.