martes, 21 de octubre de 2014

Antes y ahora: Las trojes de El Molinito.

    Salamanca, 1960. En aquellos años, los sesenta del siglo XX, apenas comenzaba el trazo de lo que sería, en un par de décadas, una de las zonas más populosas del sur de Salamanca, de la que antes (siglo XVII), llamaban "de la otra banda del río": la Colonia Guanajuato. De lo que por allá existía, en lo que fue la Hacienda del Molino San Nicolás de los Agustinos, o, llamada también "Hacienda de los Padres Agustinos" o, más común aun: La Hacienda del Molino, que se volvió, al paso el tiempo solamente El Molinito. Dejó de ser hacienda, como lo dejó de ser la de San Antonio, y el Rancho de Chávez dejó de ser rancho para dar paso al poblamiento de la zona sur de la ciudad de Salamanca.

   Salamanca, 2014. Poco, por no decir que nada, poco queda de lo que fueran prósperas haciendas. Las trojes de El Molinito sigue allí, oprimidas por las construcciones que se han ido levantando de un lado y del otro de ellas.

lunes, 20 de octubre de 2014

La ciclopista y el entubamiento del ferrocarril, a su paso por Salamanca.

   Dentro de los varios proyectos que se están desarrollando actualmente en Salamamca, uno de ellos me llama poderosamente la atención porque no logro aun comprenderlo. Ya desde la administración municipal anterior, se comenzó a despejar las invasiones que en zona federal y/o municipal se había dado en lo que se conoce como calle Insurgentes, la cual, en unas cuadras prácticamente no existía debido a esas invasiones, en otras la calle desaparecía, en unas más ancha en otras más angosta.

   Esta, por si no la ubicas, es la que corre en forma paralela a la vía el ferrocarril México-Ciudad Juárez y ocurría que aquí, al entrar en la población, el tren era objeto de continuos asaltos, los cuales se daban al abrir las tolvas que cargadas de granos, seguían corriendo y la cantidad de desperdicio que allí se generaba era abrumadora. Los focos rojos se encendieron de un tiempo para acá que el "corredor industrial del Bajío" se enfocó a recibir a las armadoras de autos de distintas marcas por lo que, ya no son solamente tolvas, sino largos convoyes que llevan vehículos nuevos.

   La solución al problema se planteó el siguiente modo: todo el trazo del ferrocarril, desde que entra a Salamanca por el oriente en la llamada colonia de "las Brujas" hasta el poniente, en la salida a Irapuato, en donde el avenida Faja de Oro cruza la vía del tren, se está construyendo una ciclopista que, dada la alta densidad de ciclistas que van, especialmente a la zona de la Refinería y CFE, les sea más fácil el tránsito, a la vez que unos metros de cada lado el trazo de la vía será protegido por alambradas.

   La pregunta surge en nosotros, los que ni auto ni bicicleta tenemos y que cruzamos la población a pie... de cómo será más adelante el cruce en lugares como la calle Faja de Oro en donde el paso a desnivel no previó el cruce de transeúntes, o, en calles como Emeteria Valencia que, al llegar a la Colonia Tamaulipas de pronto, ya no hay cruce peatonal en dirección norte sur o viceversa. Y en otros puntos, como por la Colonia Guadalupe. 
   Todo indica, según vemos el avance, que será para el arranque del año 2015 que este paso, cual si estuviéramos en el Berlín de la post-guerra, comenzará a proteger los continuos asaltos al tren. Como dicen por ahí: "al tiempo".




















viernes, 17 de octubre de 2014

Templos y capillas en proceso de restauración en Salamanca 2014.

   Obras son amores, dice el dicho, y creo que esta vez aplica a la perfección con el programa de rescate que el Ayuntamiento de Salamanca viene ejecutando en la actualidad (año de 2014) en loa templos de mayor antigüedad que hay en la ciudad. El que vemos ahora es el antiguo templo de Jesús Nazareno, conocido ahora como Templo de las Tres Caídas.





   La capilla que se fundó como de Nuestra Señora de San Juan, actual templo de San Gonzalo, ha sido objeto, también, de una restauración.





    La capilla de San Pedro, pueblo que fuera fundado de indios, al comenzar el siglo XVIII, es también objeto de una restauración.






   Y el que se considera como la joya de Salamanca, pero no sólo eso, sino también joya del estilo Ultrabarroco en México, el templo de San Juan de Sahagún, mejor conocido como Templo de San Agustín, que fuera ya intervenido hace dos años, esta vez está siendo objeto de una limpieza en las torres, las cuales se habían ya plagado de vegetación.



jueves, 9 de octubre de 2014

Las pirámides, los obeliscos conmemorativos en México y su presencia en Salamanca.

   Para muchos en Salamanca, los que gustan de su historia, ha sido un enigma la razón por la cual se le llamaba "Pirami" a la columna que había en el sitio en donde actualmente se ubica el Kiosco en el Jardín Principal. En repetidas ocasiones hemos comentado que la palabra pirámide la entendemos en la actualidad en referencia a lo que es un templo prehispánico, sea de la civilización maya o cualquier otra y no vemos relación entre una pirámide y una columna. Para entenderlo habrá que ver la evolución que el significado de algunas palabras van adquiriendo al paso del tiempo. Por ejemplo, si eres joven, sabrás bien lo que es un antro, pero, hace apenas medio siglo un antro no era eso que ahora tu conoces, muy por el contrario, eran lugares a donde poca gente, a no ser maleantes, acostumbraban asistir. Eso, creo, es el mejor ejemplo que te puedo dar en cuanto a la evolución o la deformación, del significado de las palabras.

   “En 1760, el gremio de platería erigió un obelisco o pirámide, como entonces se decía también, inmediato a la antigua fuente, en el centro de la mitad oriental de la Plaza, con motivo de la exaltación al trono de Carlos III (1759-1788). Según la descripción publicada en 1763, componíase de tres cuerpos. El zócalo de cantería tenía 1 ¾ vara (1,55 m.) de alto y 5 varas (4,2 m.) en cuadro. La base tenía 4 varas (3,4 m.) de alto y 3 varas (2,5 m.) en cuadro con 4 escudos ovalados de tecali con inscripciones en sus 4 fachadas. La altura del obelisco propiamente dicho era de 23 varas (19,3 m.). En su cúspide estaba la estatua pedestre del rey, 2 1/3 varas (2 m.) de alto. La altura total del monumento era de 31 varas (26 m.). Se concluyó el 4 de Noviembre, día de S. Carlos de 1763 y costó $1900.  Las inscripciones, compuestas en un estilo ampuloso y obscuro, eran las siguientes:

   La inscripción de la fachada Poniente: A Carlos de Borbón, tercero de este nombre, pero a nadie inferior en valor, quien abandonó el reino de las Dos Sicilias y fue proclamado rey de las Españas e Indias, dedican los plateros por su dignidad esta priedra, un testigo de su fidelidad, un testigo de su gratitud, como el amplísimo monumento de su amor, (para aumentar) su fama, honra y gloria. A 4 (o: “3”) de noviembre de 1763”. (Carlos III, quinto hijo de Felipe V (1700-1746), primero fue rey de Nápoles y Sicilia, pero a la muerte de su hermano Fernando VI (1746-59), abandonó esos Estados para recoger la corona española.)

   La inscripción de la fachada Norte: “Dedicado a la deidad más noble, para que brille con rayos más nobles, más grande por su nombre, se levanta este obelisco, consagrado a Carlos de Borbón. ¿y por qué no se elevaría? Por cierto, cuanto más alto se levanta, tanto más se acerca a las plantas del rey. Sin duda gusta estar coronado por ellas; con razón alcanza su deseo, como puede verse en la imagen que, colocada encima de su capitel, es su corona de obediencia, congratulación y aplauso”.

   La inscripción de la fachada Oriente: “Esta pirámide, vengadora del olvido, testigo de la memoria y una prenda de su amor, la erigieron los plateros. ¡hulla el olvido, y el mudo mármol, con sus letras bien esculpidas, declare esto ante los ojos de todos: ¡Carlos de Borbón, rey de las Españas e Indias!”

   La inscripción de la fachada Sur: “Elevase esta obra única del gremio de los plateros, labrada con admirable arte y erigida con admirable liberalidad. Celebra, predica, ostenta y recomienda la mano del artífice, la libertad del gremio, el ornato de la Ciudad y la gloria de Carlos”. (1)

   Y si te preguntas que qué tiene que ver lo ocurrido en Puebla con Salamanca, te diré que, sí aquí en Salamanca hubo Exequias Reales para Carlos III, es muy probable que también se le haya levantado a él o a cualquier otro de los reyes españoles un monumento, que regularmente era un obelisco, quizá no de las dimensiones del de Puebla pero algo similar. Quizá fue ese el motivo por el cual en la Plaza de San Agustín había un obelisco, quizá ese obelisco, como todos los que había en México, luego de la Consumación de la Independencia, le fueron borrados los escudos españoles y las inscripciones que tenían del Rey de "las Españas", y se colocaron los escudos de nueva Nación, la mexicana; la posibilidad existe.

Fuente:

1.-  Leich, Hugo. Las calles de Puebla. Gobierno del Estado de Puebla. Puebla, 1999. pp.474-176

lunes, 6 de octubre de 2014

Antes y ahora: El Hospital Pemex.

   1950.- La construcción de la Refinería, que llevó por nombre el de RIAMA, trajo consigo una serie de servicios adecuados para la creciente población. Salamanca pasaba de ser un tranquilo pueblo el Bajío a una ciudad industrial. El Hospital Pemex se localizaba en el confín poniente de la población, en la esquina de las Calles Árbol Grande y Tecolutla.

   2014.- Al paso del tiempo y el crecimiento de la población, Pemex construyó un edificio para albergar allí los servicios de salud para sus trabajadores, las antiguas instalaciones fueron cedidas al municipio, para ser utilizadas como Hospital Civil municipal. En la actualidad sigue operando como Hospital pero ya de especialidades y a cargo el Sector Salud del Estado de Guanajuato.

viernes, 3 de octubre de 2014

Antes y ahora: El Auditorio Lázaro Cárdenas.

    1950.- Pensaba que el Auditorio Lázaro Cárdenas había sido construido después de la inauguración de la Refinería, pero ahora que vi las fotografías en gran formato que se exhiben en la barda perimetral, esta que te comparto me llamó la atención pues, como fecha da la de 1950 y el auto allí estacionado nos lo confirma. No sé cuándo fue que se puso en operación al auditorio ya como cine, que era el de "postín" en Salamanca en la década de los sesenta.

   2014.- El gran prado que siempre estuvo muy bien cuidado fue sustituido por adoquín, luego sería construido el edificio de la Sección 24 del Sindicato de Petroleros y, en algún momento, creo que comenzando la década de los ochenta, el cine fue clausurado, dejándonos a muchos los recuerdos propios de un cine en plena adolescencia.