martes, 19 de agosto de 2014

Segunda parte de la Crónica de la inauguración de la Refinería de Salamanca.

    Las fotografías que ahora veremos corresponden a las primeras construcciones que se levantaron, como la de arriba, en donde vemos las primeras oficinas que Riama tuvo. Las tres siguientes corresponden a las primeras casas que se levantaron en la Colonia Pemex, una de ellas, la Casa de Visitas. Y ahora continuamos con la crónica de la inauguración que fue publicada en el diario El Nacional para seguirnos sorprendiendo con lo acontecido en Salamanca, como la presencia de parte del Cuerpo Diplomático acreditado en México y la visita a las primeras plantas que operaron en la refinería:

Aclamaciones al Señor Presidente:

   Salamanca, Gto., 30 de julio.- Ante una multitud desbordante de entusiasmo y alegría, que llenaba totalmente el amplio local, el señor Presidente de la República inauguró hoy la Refinería "Ing. Antonio M. Amor", construida por Petróleos Mexicanos en los aledaños de esta población, la cual srviría para abastecer con cerca de treinta mil barriles diarios de diversos combustibles, a ricas zonas agrícolas e industriales del centro y norte de la República.
   La enorme popularidad de que goza nuestro Primer Mandatario, hizo que millares de personas, muchas de ellas haciendo lagos viajes, se congregaran en esta ciudad para vitorearlo a su paso hacia la refinería, en donde un gran número de habitantes de esta localidad le dieron una calurosa bienvenida .
   A las 10:24 horas, mientas las bandas de guerra le rendían los honores de ordenanza, el licenciado Aelmán descendió del automóvil en el que hizo el recorrido desde la estación del ferrocarril hasta la refinería. Frene a la puerta número 1 de la planta, el Primer Magistado, teniendo a su derecha al licenciado José Aguilar y Maya, Gobernador del Estado y a su izquierda al senador Antonio J. Bermúdez, Director de Petróleos Mexicanos, contestó el entusiasta saludo que el pueblo le prodigó.
   El Jefe del Ejecutivo penetró a la refinería acompañado de varios miembros de su Gabinete , entre ellos el licenciado Ramon Betea, Secretario de Hacienda; licenciado Fernando Casas Alamán Jefe del Departamento del Distrito Federal; doctor Rafael P. Gamboa, Secretario de Salubridad; licenciado Raúl López Sánchez, Gobernador de Coahuila; senador Carlos I. Serrano y otras personas.
   El Presidente Alemán se dirigió en primer término a la fachada de la intendencia para descubrir la placa conmemorativa, en compañía del senador Bermúdez y del Gobernador Aguilar y Maya. La placa dice lo siguiente: "Esta refinería se principió a construir en agosto de 1948 y se terminó en julio de 1950 siendo Presidente de la República el Señor Licenciado Miuguel Alemán, y Director General de Petróleos Mexicanos el señor senador Antonio J. Bermúdez. Salamanca, Gto.".
   A continuación el Gobernador del Estad impuso medallas de oro conmemorativas al licenciado Alemán, senador Antonio J. Bermúdez, Ingeniero Feranndo Grajales, gerente de producción de la refinería; ingeniero Antonio Amor e ingeniero José Colombo, Sub director de Producción de Petróleos Mexicanos.
   Antes de iniciar el recorrido por la moderna refinería catalogada como la mejor de América Latina, el Primer Mandatario recibió el saludo de los miembros del Cuerpo Diplomático que asistieron a esta ceremonia, los Embabajadores de Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Checoslovquia, Ecuador, Italia, Honduras, El Salvador, Yugoeslavia, Perú, Nicaragua, Líbano, Turquía, Uruguay, Venezuela, República Dominicana y Rusia, así como el Agregado Comercial a la Embajada de los Estado Unidos. También estaba presente el Gobernador del Estado de México, señor Alfredo del Mazo, el doctor Octavio S. Mondragón, Gobernador de San Luis Potosí; el señor Rafael Fuentes, Jefe del Ceremonial de Relaciones Exteriores, y centenares de personas que formaron valla espontánea desde la entrada hasta el laboratorio, primer sitio que visitó el licenciado Alemán.
   
   El recorrido que hizo por los edificios y diversas instalaciones de la refinería acompañado de su comitiva, fue el siguiente:
   Visita al edificio de máquinas, índice octano, donde permaneció cerca de cinco minutos. Pasó en seguida a la planta eléctrica y ampliación, que surte a la refinería y sus dependencias, así como a la colonia de empleados de fluido eléctrico.
   Más tarde penetró al local de la planta de desintegración térmica, y quince minutos después a la de queroseno y regeneración de sosa cásutica. Luego pasó a la planta de calderas, de cuyo magnífico equipo quedó admirado. Después llegó a las plantas de destilación primaria, una de las mejores del mundo, en donde permaneció por espacio de veinticinco minutos observando su funcionamiento. en la planta de sulfurización catalítica, el Presidente Alemán hizo un recorrido por las diversas instalaciones y diez minutos después salió a visitar las llenadoras, en primer lugar las de auto-tanques, donde fueron llenados los depósitos de carga de diez vehículos con gasolina. 
   En seguida visitó la planta etílica y el separador de aceite o trampa general, y por último, los patios de tanques, campo aéreo y talle de reparaciones de carros-tanque. En total, el recorrido hecho por el licenciado Alemán tuvo una duración de más de tres horas.

Legítimo triunfo para técnicos y obreros de Pemex.-

   Hace historia de la magna obra el senador Bermúdez. "Llenos de satisfacción y de orgullo asistimos a la inauguración de este magno centro industrial. Satisfacción y orgullo porque este acontecimiento constituye un paso de gran trascendencia en el desarrollo de la industria petrolera mexicana y en la solución del problema de distribución de combustibles en el país; por ser esta refinería un nuevo centro de trabajo de gran magnitud, y especialmente porque su terminación significa un legítimo triunfo para Petróleos Mexicanos y para los técnicos y trabajadores a su servicio. 
   Con las palabras antes expresadas, inició su discurso el senador Antonio J. Bermúdez, director general de Petróleos Mexicanos al inaugurarse la refinería de Salamanca, ayer.
   El señor Bermúdez continuó recordando un hecho que revela la confianza del señor Presidente de la República en el progreso de la industria petrolera, o sea que el 31 de julio de 1947 se tomó la resolución de llevar adelante el proyecto de refinería y de iniciar desde luego la compra de equipo y de los materiales necesarios. Con ese hecho contrajeron un compromiso de 15 millones y medio de dólares, sin tener, de momento reservas suficientes para hacer frente a tan grane desembolso y sin existir en el presupuesto de la institución partida alguna para ese fin; tampoco contaban con la seguridad de obtener el financiamiento, pero palpaban el resultado de los esfuerzos por aumentar la producción de petróleo crudo y derivados". (1)

  Personal administrativo de la Refinería en Salamanca en el año de 1949.


Fuente:

1.- Diario El Nacional. Lunes 31 de julio de 1950. Año XXII, Tomo XXVII, Número 7477.

lunes, 18 de agosto de 2014

Crónica de la inauguración de la Refinería de Salamanca el 30 de Julio de 1950.

    Varias son las crónicas que he leído sobre la construcción de la Refinería en Salamanca, muchas las anécdotas que se han contado de generación en generación. Algunas fotografías he podido encontrar escudriñando de diferentes archivos pero, hasta ahora, doy con la crónica puntual y detallada de lo que ocurrido ese día, 30 de Julio de 1950 en Salamanca. El documento que a continuación transcribo lo obtuve del periódico El Nacional, diario que, bien sabemos, era el medio informativo oficial del Gobierno Mexicano. En lo allí detallado hay varias cosas que me llaman la atención, como el uso de la palabra Patria, que continuamente se mencionó en los discursos oficiales dados por las autoridades, el otro, en verdad sobresaliente, es el relato de cómo se hizo oficial el nombre de Refinería Ing. Antonio M. Amor.

   Algo que se menciona, con lo cual no estoy en nada de acuerdo, es en eso de que "en donde antes solo existía un campo agreste, improductivo que ni siquiera había recibido la primera herida del arado" ahora tenían un uso, haciendo referencia a los terrenos, la mayoría de ellos asentados en la antigua Hacienda de San José de Sardinas. Me parece sumamente interesante lo que allí se dice de cómo fue el recorrido que el presidente Miguel Alemán hizo, desde la estación del ferrocarril hasta la Puerta No. 1, la cual, en aquél entonces, presumo era el localizado en el cruce de las calles Arbol Grande y Tierra Blanca, ó, quizá era la puerta ya clausurada que estaba a un costado del Instituto Mexicano del Petróleo, quizá alguien por ahí nos lo pueda aclarar. Para muchos salmantinos, especialmente para aquellos que laboraron o laboran en Riama, la siguiente crónica será especialmente amena e interesante:

El Presidente Alemán inauguró la refinería petrolera en Salamanca.

· 37 millones de dólares se invirtieron en la grandiosa obra que se realizó con los propios recursos de la institución.
· Se le dio el nombre de "Ingeniero Antonio M. Amor" en homenaje a ilustre servidor de la industria del petróleo. · Jefes y obreros en cordial convivio. · La nueva planta abastecerá con cerca de 30,000 barriles a ricas zonas del país.

Por Héctor Hernández Tirado: Enviado especial de "El Nacional".

   Salamanca, Gto., julio 30.- "Me llena de satisfacción declarar inaugurada la refinería "Ingeniero Antonio Manuel Amor", que lleva el nombre de un ilustre servidor de la industria petrolera en México, se debe ésta al esfuerzo de los técnicos y trabajadores mexicanos que pusieron su fe y su entusiasmo para la realización de la misma que incrementa el progreso de México. Hoy, día 30 de julio de 1950, declaro solemnemente inaugurada la refinería "Ingeniero M. Amor".
   Las frases anteriores las pronunció hoy el licenciado Miguel Alemán en la ceremonia inaugural de la magnífica refinería construida por Petróleos Mexicanos y que orgullosa levanta sus airosas torres apuntando hacia un cielo azul y limpido, en dónde antes solo existía un campo agreste, improductivo que ni siquiera había recibido la primera herida del arado.
   El Jefe de la Nación profundamente emocionado y a la vez satisfecho, dio en seguida la orden de partida para el primer cargamento de combustible que sale de la refinería hacia las zonas agrícolas. A las órdenes del Primera Mandatario, iniciaron la marcha diez auto-tanques, uno con kerosina y los demás con mexolina de alta calidad; así como treinta carros tanque de ferrocarril tirados por la locomotora 27 de Petróleos Mexicanos.
   El senador Antonio J. Bermúdez, Director General de Petróleos Mexicanos, expresó que este cargamento iba consignado a varios industriales de Guadalalajara, Morelia, Querétaro, Lagos de Moreno, Zacatecas, Durango y parte de la comarca Lagunera.
   Al salir de las llenadoras el señor Presiente de la República supo que en el interior de un automóvil estacionado a corta distancia se encontraba la señora Clara Adame viuda de Amor, en compañía de su hijita y de otras personas, dirigiéndose en seguida hacia el vehículo para saludar a la señora Adame, a quien dijo: "Debe usted sentirse muy satisfecha porque su esposo cumplió ampliamente en bien de su patria. El puso su gran esfuerzo para la iniciación de la obra que hoy inauguramos. Quiero rogarle acepte que esta refinería lleve el nombre de su esposo, a quien México le está muy agradecido".
   En tanto la señora Adame, quien la emoción hizo llorar enjugaba sus lágrimas, el licenciado Alemán abrazó con ternura a la niña Clara, en cuyo rostro vimos también aparecer dos lágrimas.
   Después de una corta visita por los terrenos de la Colonia de Empleados, el Primer Mandatario se dirigió al local que ocupa el taller de reparación de carros-tanque, donde se sirvió una comida en su honor, con asistencia de cerca de dos mil personas. El presidente Alemán tomó asiento en el centro de la mesa de honor, teniendo a su derecha a su esposa, doña Beatriz Velasco de Alemán; al Gobernador del Estado, licenciado José Aguilar y Maya y esposa; al licenciado Antonio Martínez Báez, secretario de Economía y otras personas, y a su izquierda al licenciado Fernando Casas Alamán, Jefe del Departamento del Distrito Federal, al senador Carlos I. Serrano y al diputado Teófilo R. Borunda.

Discurso durante el ágape.-

   El primero en hacer uso de la palabra fue el señor Demetrio Martínez Cortés. Secretario General del Sindicato de Trabajadores de Petróleos Mexicanos quien hizo un elogio de la refinería e la cual dijo es un modelo de su clase, por su magnífico equipo y por los jugosos frutos.
   En seguida habló de esta obra, en relación con las otras, muy numerosas que han sido terminadas dentro del programa de trabajo del Presidente Alemán. Señaló que mientras las antiguas compañías se preocupaban por instalar refinerías en la costa para poder llevarse con más facilidad el petróleo de México, ahora se construyen en sitios escogidos y estratégicos del corazón de la República, con el objeto de extender con mayor facilidad sus radios de acción a todo el territorio nacional.
   A nombre de todos los trabajadores agregó el señor Martínez Cortés, felicitó al Presidente Alemán y al señor Bermúdez; y dijo que estaban dispuestos a cooperar en obras de utilidad para la Patria. La unión que existe entre nosotros no podrá ser quebrantada por las columnas que contra ellos lanzan individuos irresponsables que quisieran usufructuar la expropiación. Yo aclaro que los trabajadores de Petróleos Mexicanos no están explotando situación alguna de beneficio, como se ha dicho en algunas ocasiones, y aseguró que ellos no se llevan toda la ganancia de los mil trescientos cuarenta y un millones de pesos, que son los egresos anuales de Petróleos. Los trabajadores reciben por concepto de salarios doscientos veinte millones de pesos, con lo cual se demuestra lo dicho.

Habla el Gobernador Aguilar y Maya.-

   En seguida habló el licenciado José Aguilar y Maya, Gobernador del Estado, quien dijo: "El Estado de Guanajuato, cuna de los esforzados varones que inmolaron sus vidas en aras de nuestra emancipación política, une su júbilo al de toda la República en este día por mil y un títulos memorables".
   A continuación hizo una amplia exposición de la forma en que México, contando con gobernantes revolucionarios, y con el titánico impulso que a través del crédito y la construcción de grandiosas obras públicas ha dado el actual Gobierno Federal a la agricultura y la industria y a los medios de transporte, ha podido seguir su marcha progresista contando con el trabajo infatigable del hombre.
   También se refirió a los grandes beneficios que recibirá el país con la nueva refinería y para terminar expresó: "El pueblo y el gobierno de Guanajuato se complacen en renovarlos, Señor Presidente de la República, el fervoroso tributo de su reconocimiento. Esa gratitud nos obedece simplemente al fausto motivo que nos congrega. Al lado de los innumerables beneficios materiales que mi solar nativo ha recibido de vuestra mano, sería imposible dejar pasar inadvertida una inestimable enseñanza.
   En más de una ocasión México ha sido víctima de infortunio: una grave epizootia diezmó la industria ganadera, y estuvo a punto de agitar el país otra plaga que destruyó parcialmente la riqueza citrícola. Anticipándose a la generalidad de las naciones del orbe, nuestro país se vio en la necesidad de devaluar su moneda. En lo personal, seguramente habréis sabido ya del acíbar de la ingratitud y del desengaño; sin embargo, sobreponiéndose a tan rudas pruebas, habéis logrado conservar intacta vuestra fortaleza moral. Las agobiadoras responsabilidades inherentes a vuestro elevado cargo, lejos de disminuir han acrecentado nuestro radiante optimismo, y, por encima de todo, nuestro amor entrañable a la patria, que habéis engrandecido con vuestra consagración al trabajo y con vuestro ejemplo, bella y aleccionadora actitud para el pueblo que os eligió como su guía.
   Por último, el senador Bermúdez pronunció su discurso. (Para leer completo el discurso mencionado, entra aquí.)

Habla el licenciado Ramón Beteta.-

   Pocos minutos antes de las diez horas de hoy llegó a esta capital el señor Presidente de la República, licenciado Miguel Alemán, procedente de Celaya, a bordo del Ten Olivo, acompañado de varios miembros de su Gabinete e invitados especiales, trasladándose a la refinería "Ing. Antonio M. Amor" para presidir la ceremonia de inauguración de tan importante establecimiento.
   El pueblo en masa se desbordó en la estación del ferrocarril, y al detenerse el Tren Olivo y aparecer el Presidente de la República se escuchó una de las aclamaciones más estruendosas y cariñosas. El licenciado y Diputado Armando Olivares Castillo dio la bienvenida al Presidente Alemán, diciendo que el pueblo de Guanajuato se sentía honrado con la visita del Primer Mandatario y agradecía la magna obra de la refinería.
   A nombre del señor Presidente contestó el licenciado Beteta, Secretario de Hacienda y Crédito Público, quien dijo: "Por mi conducto el señor Presidente de la República, agradece a usted esta cariñosa recepción y todas las que le ha dispensado el pueblo y esta Entidad en los lugares que ha visitado; al llegar a este centro de trabajo se notó el optimismo en todos los rostros por la magna obra realizada, que es otro eslabón más para el progreso de la patria. El señor Presidente se complace por la labor que se viene desarrollando y tiene la seguridad de que esta Entidad que llegará a ser grande por el trabajo de sus hijos".

(Fin de la primera parte.)


Fuente:

El Nacional. Año XXII, Tomo XXVII, Número 7477, México, D.F. Lunes 31 de Julio de 1950.

sábado, 16 de agosto de 2014

El oleoducto de Poza Rica a Salamanca. 1950

    Para el 28 de julio de 1950 la prensa nacional difundía notas desde Salamanca pues en dos días más estaría ya el Presidente de la República listo para entregar una de las grandes obras que se concluyó en su sexenio pero que, desde el anterior, el encabezado por el general Manuel Avila Camacho, se había comenzado a construir: la Refinería de Salamanca. En realidad fueron dos obras las que se realizaron paralelamente, una, la propia Refinería que días más tarde se daría a conocer que llevaría el nombre del Ing. zacatecano Antonio M. Amor, y la otra el oleoducto que, desde Poza Rica, Veracruz, proveería del crudo a la nueva instalación de Petróleos Mexicanos. Hay algo curioso en esta publicación, pues, al lado de la nota sobre el oleoducto, aparece una que habla sobre el acarreo de piña que los Ferrocarriles Nacionales están haciendo, eso me hace recordar el tiempo en que Salamanca, en ciertas temporadas, era "la ciudad perfumada", pues era tal la cantidad de toneladas de piña que diariamente se descargaban para ser procesadas en La Fortaleza, que su aroma cubría a la población...

 El Oleoducto de Salamanca, Gto.
30,000 barriles en 24 horas moviliza.

   Un nuevo oleoducto de México está cumpliendo su cometido llevando sin tropiezo e ininterrumpidamente su pesada carga de petróleo crudo a través de las montañas, listo para alimentar la ultramoderna refinería de Petróleos Mexicanos que el Presidente licenciado Miguel Alemán inaugurará en Salamanca el próximo domingo. Partiendo del campo productor de Poza Rica el nuevo oleoducto puede mover 30,000 barriles de petróleo cada veinticuatro horas y puede llegar a manejar el doble de dicha cantidad con la adición de otra estación de bombeo más o menos a medio trayecto.
   El oleoducto y la refinería fueron construidos a un costo de 260 millones de pesos, y proveerá en forma directa por vez primera a una floreciente área industrial y agrícola en el corazón del país. 
   Desde el nivel del mar cerca de la costa del Golfo de México, el oleoducto de 30 centímetros de diámetro asciende, en el corto trayecto de 110 kilómetros a un punto que se encuentra a 2,652 metros sobre el nivel del mar: una altura equivalente a casi dos terceras partes de una milla más elevada que la ciudad de Denver, Colorado, conocida por "la ciudad de a una milla de altura".
   Una vez atravesada la parte más elevada de la cordillera de la Sierra Madre Oriental, el oleoducto desciende 945 kilómetros hasta la ciudad de Salamanca, Estado de Guanajuato. Se cree que este es el trayecto más largo que recorre un oleoducto en el cual el petróleo  se moviliza por gravedad, sin la ayuda de bombeo. Aun después del descenso de 945 metros, el extremo final del oleoducto está aun a mayor altura que la ciudad de Denver.
   Si Chicago y el territorio medio oeste que le circunda se encuentran a una elevación de 1,600 metros, rodeado todo por montañas aun más elevadas, tal condición topográfica sería comparable con la de la zona que el nuevo oleoducto va a servir.
   Esto ilustra la importancia que para México tiene el nuevo oleoducto que constituye una nueva proeza para vencer los obstáculos geográficos que presenta el traer petróleo de zonas productoras localizadas en terreno bajo a las principales zonas de consumo localizadas en terrenos elevados.
   La financiación tanto del oleoducto como de la refinería se llevó a cabo con los ingresos de Petróleos Méxicanos.
   Hasta la Administración de Pemex, solamente 11,000 barriles de petróleo se traían por oleoducto diariamente a la elevada Mesa Central. El total de barriles que ahora se mueve diariamente es de 80,000. (1)

Fuente:

1.- Diario El Nacional. México, D.F. Viernes 30 de Julio de 1950. Año XXII. Tomo XXVII. No.7474e

jueves, 14 de agosto de 2014

Lo ocurrido luego de la ejecución de Tomasa Esteves. A manera de Epílogo.

   El tratar de estudiar y esclarecer ciertos hechos que la historia registra que, con el paso del tiempo se vuelven los hitos en la memoria colectiva de los habitantes de las poblaciones se vuelve cosa complicada cuando encontramos pocas líneas escritas antes, durante y luego de los acontecimientos. Tal es el caso de lo ocurrido con María Tomasa Salvadora Esteves Frias, que era el nombre completo de la heroína salmantina ejecutada el 8 de agosto de 1814. De ella mucho se ha escrito, especialmente de su belleza, llegando al extremo de calificarla como La Friné Mexicana. Eso de "su belleza" lo genera Agustín de Iturbide al escribir en su diario que era "de bella figura", no dice más, y eso fue suficiente para que una buena docena de historias surgieran al paso del tiempo en torno a esta mexicana común y corriente que participó, con valentía y en lo que ella pudo hacer, durante la guerra de Independencia. Pero vamos por partes y veamos como se dieron los hechos.

   No sabemos desde cuando ella comenzó a participar al lado de los insurgentes. Sabemos que para 1814 contaba 18 años, esto quiere decir que nació en 1796, la fecha exacta no la sabemos, tal vez fue en abril pues al ver los registros de bautismo encontramos muchas personas de nombre Tomás en ese mes, consideremos que en el santoral hay el vetus y el novo ordo, lo cual quiere decir que ciertas festividades de ciertos santos han do modificándose al paso del tiempo. Santos de nombre Tomás hay dos: el de Aquino, cuya festividad es el 7 de marzo y el Apóstol que el vetus ordo lo establece el 21 de diciembre, pero ella llevaba un segundo nombre, el de Salvadora cuya festividad es el 18 de marzo. Estas posibles fechas las anoto debido a que era tradición en México y en el mundo católico en general, llevar el nombre del santo en que se nacía. 

   El 31 de julio de 1814, Agustín de Itrubide se encontraba en Salamanca, estaba detenido debido a que durante varios días azotaba un temporal en la región del Bajío y la conducta que venía de la ciudad de México con tabaco para ser vendido en la intendencia de Guanajuato, así como armas dirigidas para los realistas en Guadalajara, todo ello se encontraba detenido en Querétaro, los lodazales impedían continuar la marcha. Recordemos que un punto en donde los encharcamientos eran fuertes se localizaba entre Apaseo y Celaya, por donde cruzaba el río de La Laja, razón por la cual Tresguerras construyó allí un puente. Mientras que, el convoy que llevaría plata de Guanajuato a México seguía esperando a que mejoraran las condiciones del camino. Iturbide estaba en Irapuato y el día 13 llega a Salamanca, ya para el 26 anota que el río se ha desbordado al grado tal que las calles se han vuelto navegables. Y ocurrió que el 31 un desertor se le apersona, uno de esos que había sido convencido de cambiarse del bando realista al insurgente y es por él que se entera que en el pueblo de Valtierrilla son varios los desertores que, además, se dedican a robar los convoyes del rey. Esa misma noche Iturbide ordena que sean buscados esos desertores, la orden la lleva a cabo el Jefe de Patriotas de Salamanca, Ignacio García. La operación fue rápida y efectiva pues, al día siguiente son aprehendidos tres de ellos y allí mismo, en Valtierrilla se les abre juicio, ellos confiesan que es una mujer la que se encarga de convencer a los realistas para que pase al bando insurgente, confiesan, además que se encuentra en al Villa.

   El viernes 5 son ejecutados los tres desertores, uno de ellos es paisano, es decir, civil, los otros dos pertenecían a la tropa realista. Son fusilados y sus cuerpos enterrados en el cementerio que se localizaba a un costado del Santuario de Guadalupe. Ocurría algo en ese tiempo en el que la presencia de la iglesia era fuerte y lo establecido por ella se seguía al pie de la letra. Ese fin de semana se daban dos fiestas de guardar, una, la del sábado 6, que era el día de la Transfiguración, la otra, el tradicional Domingo. Sin embargo el Jefe de Patriotas de Salamanca trabajó ese día y localizó a la mujer encargada de seducir a la tropa. Por seducir debemos entender que ella se encargaba de convencer a los soldados realistas que era mejor pelear por la independencia de México que seguir bajo el dominio español. No sabemos cuando es aprehendida Tomasa Estéves, lo que si sabemos es que fue fusilada el 8 de agosto, según lo asentó el cura Zenón en el Libro de Defunciones y no el 9 como Iturbide lo anotó en su diario.

   Todo indica que lo sucedido ese día en Salamanca era algo tan cotidiano y habitual, que el mismo Iturbide anota en su diario que: "Martes 9.- Fue pasada por las armas la mujer seductora, cuya cabeza se ha puesto en la Plaza Pública. A las cinco de la tarde llegó el Teniente Coronel Manuera con la tropa y mulas del convoy". Consumatum est, podríamos agregar... Al día siguiente, miércoles 10 de agosto, sale Iturbide rumbo a Irapuato para luego continuar a Silao. Llegará a León y desde allí distribuirá el tabaco y enviará las armas a Guadalajara; allí permanecerá hasta el 22 y el 25 enfilará a San Miguel el Grande, pasando por Salamanca el 27, todo el grupo de jinetes se dirigen a esa población en donde hay pastos, pues, por Salamanca el lodazal los anuló. De San Miguel el Grande continuará más adelante a la Hacienda de Villela, en donde esperará el envío de los convoyes que contienen plata y una cantidad exorbitante de lana, sebo y aguardiente que entregarán, en parte en Querétaro y luego en la ciudad de México.

   Villela era punto estratégico en el Camino Real, pues estaba a corta distancia de San Luis Potosí y de allí partiría rumbo a Querétaro. Será en Villea, el 14 de septiembre de 1814 que envíe su parte al virrey Calleja, notificando, entre otras cosas, lo siguiente:

   Algunos días después, el enorme convoy que salió de San Luis Potosí, más lo que esperaba en Villela, que había sido enviado de San Miguel será despachado para que llegue a Querétaro el 23 de septiembre. Un convoy que era en verdad monumental pues, según lo anota Iturbide, eran seis mil las mulas cargadas más 21 mil los carneros que les seguían.... ¿Nos cabrá en la mente una imagen de esta dimensión? ¿Seis mil mulas, quizá en tres hileras, es decir dos mil en cada una? ¿Nos cabrá en la mente una escena en donde dos mil mulas ocupando un espacio de dos metros cada una, sumando cuatro kilómetros? Agreguemos los arrieros, y, más aun, agreguemos esos 21,000 carneros al final.... Así era la vida cotidiana durante la guerra de Independencia.








   Y si, por mera casualidad te estás preguntando que de dónde salió lo del María Tomasa Salvadora Esteves Frías, en esta parte de las Amonestaciones matrimoniales, declara ser española, natural de esta Villa y tener quince años. Hija de José Rufino Estebes y de Ma. Leonarda Frias. Ella, Tomasa, casa con Domingo Salas el jueves 29 de Agosto de 1811.

   Quiero agradecer al Alcalde de Salamanca, Justino Arriaga Rojas y a la Casa de la Cultura, encabezada por Concepción Rojas Moret la confianza en mí depositada para ser el ciudadano salmantino que comparta la información existente de María Tomasa Salvadora Esteves Frias con todos los interesados y, de una buena vez dejar recuperada la verdadera imagen de una trascendental salmantina, ejecutada en aras de la Independencia de nuestro país. Esto a doscientos años de los hechos.

miércoles, 13 de agosto de 2014

De cuando Salamanca producía lubricantes.

    Riama, que es el nombre de la Refinería e Petróleo que hay en Salamanca, fue inaugurada el 30 de julio de 1950, esa que fuera la primera etapa consistía, entre otras cosas, la destilación primaria, gasolinas y kerosinas sería el segundo Presiente de la República el que vendría a Salamanca, dado que, el primero fue el general Manuel Ávila Camacho que pusiera la primera piedra, y Miguel Alemán el que la inaugurara. Vendría una segunda etapa y una tercera visita presidencial, la de Adolfo Ruiz Cortines para poner en funcionamiento la planta productora de lubricantes, esto ocurrió el miércoles 12 de enero de 1955.

    Las nuevas plantas para producir aceites serían las de Destilación al alto vacío (LB), la de Desasfaltadora con propano (LD), la Refinadora de furfural (LF), la Desparafinadora con M.E.C, y Toluteno (LG), la de Filtración de aceite con arcilla (LO), la e Redestilación (LC), la de Percolación de parafina (LU), la Planta de asfaltos (LA) y la de mezclas y envasado de lubricantes (LX). Los lubricantes procesados en la Refinería Ingeniero Antonio M. Amor, empezaron a circular por la República y el extranjero reconociéndose la calidad de los mismos. (1)

   "El Señor Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, Don Adolfo Ruiz Cortines, inauguró la sección de lubricantes y parafinas de esta refinería el 12 de enero de 1955. Fue construida por Petróleos Mexicanos con técnicos y trabajadores mexicanos, su costo fue de $310'000,000.00 y vino a garantizar a nuestro país un amplio abastecimiento de lubricantes de la más alta calidad. Salamanca, Guanajuato". (2)

   Vendría luego el presidente Adolfo López Mateos para poner en operación la planta de amoniaco, luego José López Portillo estaría también entregando unas nuevas plantas dentro de Riama. ¿Habrán estado por acá, entregando plantas, los presidentes Echeverría, de la Madrid, Salinas y Zedillo? ¿Algún petrolero salmantino sabrá de esto y tendrá fotos? Mi correo es: oficina.utt@hotmail.com

   Simultáneamente abriría una planta externa de Pemex, la que proveería de los botes necesarios para los lubricantes, esa sería la de Envases Continental, misma que en la década de los setenta fue desmantelada y en el lugar en donde se encontraba se convertiría en el supermercado Bodega Aurrerá, en la esquina de Faja de Oro con Obregón.




Fuentes:

1.- Salamanca gráfica y documental. Número especial. Salamanca, 1982. p.39

2.- Placa inaugural de la planta. Desconozco si aun existe. El texto lo tomé de una fotografía.

domingo, 3 de agosto de 2014

De los acontecimientos en la Villa de Salamanca en el segundo semestre de 1812.

    La guerra de Independencia se ha dividido, para su estudio, en varias partes, la primera es la relacionada con el movimiento encabezado por don Miguel Hidalgo, desde el Grito de Dolores hasta su ejecución en Chihuahua. La segunda la compone el movimiento que en el Sur encabezó Morelos y, de forma casi simultánea, el movimiento que Albino García encabeza en el Bajío. Hay quien considera a ése último como el tercer capítulo de la Independencia, otros el segundo. Seguirán luego varios movimientos en el Bajío encabezados por el Padre Torres, Andrés Delgado, el Padre Garcilita, Lucas Flores, los Pachones y muchos más. Viene luego el episodio en que el movimiento lo encabeza el español Francisco Xavier Mina; mientras que en el sur Matamoros, Galeana y varios más seguirán revolucionando en esa zona geográfica.

   Nuestro interés está en el Bajío y, específicamente en Salamanca y es aquí en donde se dan frecuentes enfrentamientos entre insurgentes y realistas. Lo que veremos más adelante son extractos de las páginas de la Gaceta del Gobierno de México (1) del año de 1812 en donde continuamente aparece el nombre de la Villa de Salamanca, lugar que se vuelve escenario continuo de enfrentamientos, sea en la propia Villa que en su periferia.

   "La Gaceta del Gobierno de México duró once años y nueve meses, su función era dar a conocer la vida política del gobierno virreinal y para lograrlo contó con el auxilio de los funcionarios públicos que le enviaban las informaciones de todo el reino de la Nueva España. La vida religiosa ocupaba el primer plano, los sucesos oficiales tenían estrechas relación con el calendario católico y sus loros materiales e ideológicos. También publicó anuncios de la llegada de buques, remates de bienes, de venta de impresos y, sobre todo, listas de donativos destinados en su mayoría a sufragar los gastos e guerra del gobierno español..." (2)

    El brigadier Diego García Conde, en uno de sus parte del 24 de abril de 1812, reporta al virrey, Francisco Xavier Venégas lo acontecido en la zona a su cargo, la cual incluía a la Villa de Salamanca y dice que:


   El 1º de Septiembre de 1812, nuevamente, el brigadier Diego García Conde, notifica al Virrey lo acontecido y menciona, de nuevo a la Villa de Salamaca:


   Estevan de Manuera, teniente coronel graduado, manteniendo el estricto escalafón militar realista notifica, el 7 de Agosto de 1812 al brigadier Diego García Conde lo siguiente:


    Agustín de Iturbide conocía a la perfección la Villa de Salamanca, continuamente la cruzaba o se hospedaba en ella, estaba sujeto a las órdenes de Diego García Conde, que era ya el Comandante General de la zona, a quien envía su parte del 8 de Agosto de 1812:


   El 13 de Abril de 1812 el Teniente Coronel, Joaquín María de Villalba da su parte al brigadier y comandante Diego García Conde:


  Como lo leímos en la introducción, la Gaceta publicaba las donaciones que los ciudadanos de la Nueva España hacían al Rey y a la Corona española para sostener la guerra con Francia. El 21 de agosto de 1812 se incluyen los donativos que salieron de la Villa de Salamanca para España:


    En el parte que da el Comandante García Conde al virrey Venegas el 19 de Septiembre de 1812, anota varias cosas ocurridas en la Villa de Salamanca:

   Y así es como se va refiriendo, continuamente, en los once años que duró la guerra de Independencia, los muchos acontecimiento que, en torno a ella, ocurrieron en la Villa de Salamanca, escenario de continuos enfrentamientos.

Fuentes:

1.- Gaceta del Gobierno de México, Volumen 4. Correspondiente al segundo semestre del año de 1812. Del jueves 2 de Julio de 1812 al 20 de diciembre de 1812. México. Imprenta de Juan Bautista de Arizpe.

2.- Celis de la Cruz, Martha. La prensa oficial mexicana. De la Gaceta del Gobierno de México (1810-1821) al Diario del Gobierno de los Estados Unidos Mexicanos (1835-1846). Biblioteca Jurídica de la UNAM: México. p.176

martes, 29 de julio de 2014

Una joya del Barroco amenazada: La Parroquia Antigua de Salamanca.

   Uno de los grandes misterios que tenemos en Salamanca es quizá la excepción que rompe la regla a aquello de la real Ordenanza en la que determinaba que las fundaciones de villas y ciudades que se dieran en Nueva España deberían tener una plaza central, ocupando un lugar principal la parroquia y las casas reales. En buena medida se estaban basando, o en todo caso fue una gran coincidencia, con lo escrito por Tomás Moro en su Utopía. En la actualidad vemos en todas las ciudades coloniales de México que la Plaza de la Constitución o Jardín Principal son el centro de la población, en una de sus caras está la parroquia, en otra la Presidencia Municipal, y, regularmente, hay portales en las otras dos caras. En Salamanca no ocurrió así.

   En Salamanca, había una capilla denominada del Hospital, lo cual quiere decir que anexo a ella estaba un hospital de indios, se dice que fue mandado construir por el primer obispo de Michoacán, don Vasco de Quiroga en el año de 1562, la capilla, luego de muchas intervenciones sigue en pie y es conocida como Templo Expiatorio. Está, precisamente, en una de las caras de la Plaza de la Constitución, esa que conocemos coloquialmente como "el Jardín". Y, a un costado, desde 1904, está la Casa Municipal. Anteriormente, a mediado del siglo XIX, el local del Ayuntamiento se encontraba en la otra cara, en las esquinas de las actuales calles de Allende y Tomasa Estévez. Sitio en el que hoy día se localiza el banco Banorte.

   El 16 de agosto de 1602 el virrey en turno, que era el Conde de Monterrey, firma la autorización para fundar una nueva villa que llevará por nombre el de Salamanca y agrega, "para siempre jamás". El 1º de enero de 1603, como marcaba la tradición cuando se hacía una jura solemne, luego de oír la misa del Espíritu Santo, que se celebraba solamente en ese día, se hizo la traza de la villa, se dieron las elecciones de regidores y ellos eligieron a los alcaldes. Todo esto ocurrió en la hoy esquina de Allende con Sánchez Torrado. No es de extrañarnos que justo sea esa calle la que lleva el nombre de la persona que encabezó el trámite para solicitar al virrey la merced de fundación, esa que se dio el 16 de agosto de 1602.

   Se asignó el primer terreno, el que ocuparía la parroquia de Salamanca, considerado como el mejor de todos, el privilegiado, por ser la sede de la Iglesia Católica en la localidad, y claro que lo era, pues a pocos metros al sur, estaba la ribera del río Grande de Toluca, y a pocos metros al norte el arroyo, ya desaparecido, que se conocía por el de Socorro. La nueva villa se desarrollaría, como marcaba la tradición, en torno a la parroquia. Cada manzana sería dividida en cuatro solares, uno para cada uno de los treinta firmantes del Acta de Fundación. En apenas 8 manzanas cabrían perfectamente las 30 familias fundadoras, agreguemos a ellas un par de manzanas más, una, asignada a la Parroquia, la otra para las Casas Reales o sede del Ayuntamiento. ¿en dónde se habrán ubicado? Lo desconozco.

   Dice don Pedro González que se piensa que la primera piedra de la Parroquia de San Bartolomé por el obispo Ramírez del Prado, el 14 de junio de 1651 cuando hizo su visita pastoral a la villa. La fecha concuerda, al menos en el año, con el inicio de los registros en los libros parroquiales de bautismos. Para 1680 la obra se encontraba muy adelantada y, para 1690 el Señor Cura y Juez Eclesiástico de la Villa de Salamanca, Bachiller Don José de Solís y Grijalba era quien se encargaba de concluir la construcción; para 1694 se bendice y oficia la primera misa el 24 de noviembre por el obispo Juan Arteaga y Montañez.

  En la interesantísima reseña que hace don Pedro González sobre la Parroquia Antigua, (la puedes leer aquí) no dice cuándo y quién de los Curas que han estado encargados en Salamanca mandaron pintar la fachada principal (la sur) y la lateral (la oriente), me da la impresión de que no fue durante el curato de don Luis Saavedra, pues, quiero pensar, él tenía un gusto, era letrado y, al menos, conocía Guanajuato, dado que allá radicó el año que fungió como Diputado. A su muerte, en 1866, sería otro el cura de Salamanca, luego ocuparía el cargo don Manuel Hinojosa que fue quien mandó construir los altares neoclásicos que ahora vemos en el interior del recinto, esto ocurrió entre 1896 y 1898, un poco antes se tomó una fotografía, que es la más antigua que tenemos de la fachada de la Parroquia, misma que fue incluida por el propio Pedro González en su folleto-libro que entregó por parte de Guanajuato a los participantes en el IX Congreso de Americanistas en la ciudad de México en 1895.

   Estupenda, sin lugar a dudas, es esta fotografía, tomada con la técnica de gelatina de plata, lo cual nos deja ver detalles, pero, en blanco y negro, no sabemos si la moda del siglo XVIII se mantenía en la fachada o fue pintada posteriormente, al comenzar el siglo XX. La moda a la que me refiero es aquella de pintar, de colores, la cantera esculpida para darle mayor lucidez. El 3 de octubre de 1902 fue la ceremonia de consagración de la Parroquia de San Bartolomé en Salamanca pero, en la reseña, no se anota nada sobre la fachada, o sobre los decorados que había en el templo.

   De acuerdo al historiador  David Wright fue en los siglos XVII y XVIII cuando era común pintar la cantera, "fue hasta la época de la independencia, y particularmente durante el porfiriato, cuando los arquitectos usaron la piedra desnuda como acabado final de una manera más o menos generalizada". (para leer el artículo de Wright sobre la costumbre de pintar las fachadas de los templos entra aquí).

   Tenemos, pues, la base para entender mejor lo que hoy día está ocurriendo en Salamanca. Fue apenas este sábado 26 de julio que, caminando por el centro de Salamanca, pasé una vez más frente a la Parroquia Antigua, esa que dejó de ser Parroquia cuando el nuevo templo del Hospital fue consagrado, en abril 1926. La tarde estaba nublada, quizá sea por eso que esta vez noté, mejor que nunca, los vestigios de la pintura con que estaba cubierta la portada de exquisito trabajo que hay en la que fuera la Parroquia de San Bartolomé y que hoy es el Templo de la Santísima Trinidad.

   El 26 de abril de 1965 fue expedido un oficio por parte del Instituto Nacional de Antropología e Historia, que firma el Sub Director del mismo, Jorge Enciso y que envía al Director General de Bienes Inmuebles de la Secretaría del Patrimonio Nacional, con copia al "Presbítero encargado de la parroquia de Salamanca, Gto." en donde notifica los daños que, luego de un estudio realizado por INAH, detectaron en el inmueble.

   "A continuación enumero a usted el programa de obra de restauración del que este Departamento se hará cargo en la antigua parroquia de Salamanca y que serán supervisadas directamente por el C. Arq. Mario Gutiérrez. La restauración se canalizará a quitar todos los adosamientos, quitar toda la pintura, decoración tanto en fachadas como en interiores que están tapando la cantera. Este programa de obra no incluye presupuesto puesto que deberá aplicarse los precios unitarios y de mano de obra específicos dentro de esa ciudad...

   "Fachada sur.- Limpieza total de la portada, que se encuentra pintada su cantera casi en su mayoría..." La carta continua detallando las necesidades para ser restaurada completamente, pero, nunca se llevó a cabo; quizá hubo alguna respuesta por parte de las autoridades civiles o religiosas en Salamanca en cuanto a la cantidad de dinero a erogar pero no se le da seguimiento hasta que, el 23 de abril de 1974, INAH envía una notificación a través de la Dirección de Monumentos Coloniales de la República, oficio No. 3415. Expediente VIII-2/(724.4)/ en el que notifica que el costo de la restauración es de $ 370,000.00 pesos. Una fortuna para la época.

    Se formaría un Comité, el Señor Cura era don Luis G. Flores, participarían allí el presbítero Rigoberto Méndez, Flavio Flores, Francisco Borjas, Guadalupe Pérez, Octavio Arredondo, José Bravo y Vicente Guerrero; los tes últimos, ex alcaldes de Salamanca. Sería hasta la década de los ochenta cuando se hizo una restauración en el inmueble.

   Pasaron treinta años, en 2011 se hizo una intervención en la que se aplicó, sin autorización de INAH, la pintura exterior, la cual sigue allí, pero, lo grave, es que se aplicó un sellador a la fachada de la Parroquia Antigua el cual, según lo apreciamos en la siguiente fotografía, está causando un enmohecimiento que perjudicará a la cantera.

   Creo, salmantinos, es hora de actuar, pedir al Instituto Nacional de Antropología e Historia que esa intervención sea hecha ya, pues el templo se encuentra en estado crítico, no solo en el exterior, también el interior tiene ya problemas, especialmente en las bóvedas, las cuales ya presentan severos daños por las filtraciones de agua. Las fotografías son lo suficientemente elocuentes. Al final va la carta con la que se promovió en la década de los setenta, la restauración a este inmueble.



















 Aquí notarás como era originalmente la barda perimetral, con la esquina chata, que ya no existe.

   En estas condiciones estaba la Parroquia Antigua antes de la primera restauración que se hizo en los ochenta del siglo XX.