lunes, 24 de abril de 2017

Las figuras de cera del Nacimiento elaboradas en Salamanca

  Los Nacimientos es una de las tradiciones más arraigadas en Salamanca, o, en todo caso, la de mayor antigüedad pues, se dice, que desde 1824 se colocan en las casas de la población. Sabemos que una técnica para elaborar las figuras que se colocan en las distintas escenas están hechas en cera y cobraron fama las que se elaboraban (y siguen elaborando) en Salamanca. Grata sorpresa es verlas incluidas en la exposición que en la pasada Navidad fue exhibida en el Palacio de Iturbide en la ciudad de México.

Con motivo de la celebración de la Navidad, el Banco Nacional de México, a través de Fomento Cultural Banamex, A.C. se complace en presentar la muestra Nacimientos. Arte y tradición popular.

  Los excepcionales trabajos de arte popular que conforman ésta colección de obras relacionadas con la Natividad de Jesús, son producto de la extraordinaria capacidad creadora de talentosos artistas que forman parte del Programa de Apoyo al Arte Popular que Fomento Cultural Banamex ha impulsado desde hace dos décadas.

  El programa congrega algunos de los más ilustres artistas populares de nuestro país e Iberoamérica, con el propósito de que su maestría en la técnica y ejecución no se pierda, así como de conservar nuestras tradiciones transmitidas de generación en generación, y que las condiciones de creación en el ámbito de los talleres donde éstas obras son elaboradas se preserven en todos los aspectos, desde la concepción de éste trabajo siempre de origen comunitario –pero en el que cada artesano pone su toque personal-, hasta los diseños que los caracterizan.

  El programa de apoyo al arte popular planteó la generación de un modelo que, sin duplicar esfuerzos de otras instituciones, aporte elementos para revertir la tendencia de la extinción del arte del pueblo. Su base fundamental es la consolidación de los talleres en los que se producen piezas de excelencia, con una tradición que marca las pautas de la identidad cultural de los artesanos.

  Por medio de los talleres de capacitación y actualización, se ha mejorado la producción y se ha favorecido la generación de empleos que permiten mantener la identidad y el arraigo de la población. Asimismo, a través de la edición de libros y fascículos, paulatinamente se ha renovado el interés en la colaboración y adquisición de artesanías de gran calidad artística. Mediante el apoyo a la comercialización, se ha intentado abrir nuevos mercados que revitalicen al arte popular como actividad generadora de ingresos para los artesanos y sus familias.

 Otro objetivo es difundir por diversos medios –como lo es ésta muestra que hoy presentamos al público- estos testimonios de la forma de ser y de hacer de éstos baluartes de la cultura mexicana.

  La exposición que nos enorgullece compartir con ustedes está conformada por 3190 bellas obras de más de 335 grandes maestros. Fueron cuidadosamente seleccionadas y reunidas entre los años 2000 y 2016, y abarcan alrededor de 182 localidades de 21 países iberoamericanos.

  El público visitante podrá realizar una lectura de la representación del Nacimiento de Jesús en la sorprendente narrativa de los célebres árboles de la vida de Metepec, estado de México; la maestría en la elaboración de figuras de barro modelado y moldeado de Tlaquepaque y en la calidez del barro bruñido de Tonalá, Jalisco. Asimismo, admirará las sorprendentes muestras de ejecución de las técnicas de barro de Atzompa y del barro negro de San Bartolo Coyotepec, y la precisión de las maderas talladas y policromadas de San Agustín de las Juntas, Oaxaca; la gracia y el majestuoso colorido de la madera esculpida y laqueada de Temalacatzingo, Guerrero.

 De igual manera apreciarán los prodigios de las figuras de cera de Salamanca, Guanajuato y la plumaria de factura precisa tal como se hacían en los talleres del siglo XVI.

 También hay una selección de Nacimientos de la región Iberoamericana en donde destacan la talla y los estofados de Sevilla y Ecuador o el barro colorido de Portugal y las piezas producto del ingenio de los maestros artesanos de Ayacucho, Perú, entre muchas más.

  Esta muestra del trabajo de los Grandes Maestros del Arte Popular Mexicano e Iberoamericano, reconocidos y galardonados por su ejecución sorprendente nos invita a disfrutar de las fiestas decembrinas y tradición de los Nacimientos.

Esta última imagen no corresponde a la exposición del Palacio de Iturbide, sino a la que hubo en la Casa de la Cultura de Salamanca.

El texto en cursiva lo tomé del folleto de la Exposición. Fomento Cultural Banamex. México, 2016.

domingo, 23 de abril de 2017

Un salmantino fue Diputado Constituyente: José López Lira

   Me sigo sorprendiendo con lo mucho que hay en Salamanca en cuanto a historia se refiere. Igual me sorprendo de que regularmente se haba de los mismos personajes y no se documenta sobre otros que tuvieron méritos del nivel de un Rectoría en la UNAM (aunque hay asido interina por solo un mes) o de estar al frente de una Secretaría de Estado. Hoy entiendo la importancia que tuvo uno de los hijos de Salamanca que bien podemos agregar su nombre a la siempre creciente lista de hijos ilustres: Jesús López Lira. Diputado Constituyente en 1917. Y damos con el dato ahora, justo en el año del Centenario de la Carta Magna.

  José López Lira (1892 - 1965). Fue un abogado y político mexicano, que fuera rector sustituto de la Universidad Nacional Autónoma de México. Participó en la Revolución mexicana y ocupó un gran número de cargos en el gobierno, culminando como Secretario de Bienes Nacionales en el gobierno de Adolfo Ruiz Cortines. José López Lira fue abogado egresado del Colegio del Estado de Guanajuato, se unió al maderismo y posteriormente militó bajo las órdenes del Gral. José Siurob y también participó en la rebelión del Plan de Agua Prieta. Ocupó numerosos cargos en el gobierno federal y de su estado natal, entre ellos los de Secretario de Gobierno de Guanajuato y Tlaxcala, Subprocurador de la República, Magistrado del Tribunal de Justicia del Distrito y Territorios Federales, Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Director General de Población, Secretario General de la Universidad Nacional Autónoma de México y en 1952 el presidente Adolfo Ruiz Cortines lo nombró Secretario de Bienes Nacionales e Inspección Administrativa. Formó parte de la Comisión encargada de los Códigos Penal y de Procedimientos Penales en 1931, y participó en los proyectos de Ley de Amparo, Ley Orgánica del Ministerio público del Fuero Común, Ley Orgánica de Tribunales y otras, ente las que figura la Ley General de Población en 1936. (Wikipedia)

  En esa breve biografía del Lic. López Lira no menciona su participación en el Congreso Constituyente de 1917 en Querétaro, pero al ver la imagen vemos su autógrafo dejado a la posteridad con su mensaje en torno a la educación, hecho el 23 de enero de 1917, en vísperas de la promulgación de la Constitución Federal del 5 de Febrero. Y para cerciorarnos de que un salmantino participó en tan importante evento, encontramos la publicación que hace el diario El Pueblo, el martes 6 de Febrero de 1917 con la lista de los Diputados Constitucionalistas.



  Todo indica que la biografía de licenciado López Lira fue tomada de los datos que da Guillermo Razo en su libro Salamanca Hoy.

jueves, 20 de abril de 2017

De lo poco que queda en la estación del tren en Salamanca.

   Mucho he ventilado en este blog y en los otros dos que mantengo la estrecha relación que tuve con el tren y todo lo que eso conlleva. La razón es una: toda mi infancia y adolescencia la viví a 150 o 200 metros de distancia de la estación. Diariamente pasé por ahí, al menos un par de veces cada día. La estación era algo más que familiar para mi. Al igual todo lo que había en rededor. 

   Luego de 30 años de andar por diferentes lugares regresé a Salamanca, una de las primeras cosas que hice fue volver a la estación, a caminarla, a oír el tren cuando anuncia su proximidad y cuando pasa frente a ti a toda velocidad, fue emocionante pero, a la vez triste ver la condiciones en que ahora estaba la estación, eso ocurrió en 2009 y publiqué esto.

   Y si entonces hice un Requiem por una estación abandonada, lo que ahora vemos en las imágenes es la condición de abandono en que está la estación, luego de 9 años la cosa ha cambiado para presentarnos una estación en condiciones que dan pena, no queda huella de nada, fuera del cascarón del edificio, lo demás ya no existe o está en vías de desaparecer.


   Uno de los tendidos del patio de maniobras, eran 3 vías para tal fin, solo queda una.

   Frente a la estación estaba la Casa Colorada, de ella no queda nada más que los marcos de las puertas.



   Ropa, trastes, hogueras... rastros del paso de los migrantes centroamericanos que van en pos del llamado "sueño americano". No dudo que esta cruz la haya colocado alguno de ellos.

  La pared de una de las bodegas de semillas que hubo allí...

   Esto es lamentable, la banca fue colocada hace 120 años, eran seis, solo quedan pedazos de una.

  Los característicos colores y diseño de las estaciones del Bajío del Ferrocarril Central Mexicano es lo único que queda de aquello que fue el sistema de transporte más avanzado de la época.


   Esta era La Fortaleza.

   Como contraste, vemos a la más moderna máquina usada para colocar los durmientes de concreto armado.


   Esta era una casa, creo (sin estar totalmente seguro) que era la estación de La Burra.







 





  Así es como hemos perdido toda la memoria y todo el vestigio de lo mucho que hubo en Salamanca.