miércoles, 29 de junio de 2016

La fiesta de San Pablo en el campamento ferrocarrilero de Salamanca

   Aquí aplica aquello de que "a cada capillita le llega su fiestecita". Hoy, 29 de junio, el calendario litúrgico marca la festividad de San Pedro y San Pablo. En Salamanca hay una gran fiesta, esa que mantiene aun la añeja tradición de mayordomías, esa es en el barrio de San Pedro, al parecer esta vez no hay amenaza de lluvia para la quema del castillo y el baile.

   Pero no estamos en San Pedro, sino en el barrio de San Antonio, justo en la parte sur del tendido de vías, en donde hace mucho tiempo estuvo el Campamento Ferrocarrilero que tiene por santo patrón a San Pedro, por lo tanto hoy es su fiesta, al mediodía se sirvió la comida y apenas está comenzando la misa...





   El Campamento sobrevive, ya no son aquellos ferrocarrileros que trabajaban para el Central Mexicano, primero, luego para los Nacionales de México, son ahora los nietos y bisnietos de aquellos que fueron parte del sistema de transporte que hubo, hace ya tiempo en nuestro país y que pasaba por Salamanca.

  El sitio sigue siendo testigo, ya no de la venta de guantes de gamusa, rebozos, sombreros y limas que caracterizó por varias décadas la llegada del tren a Salamanca. O de las tertulias en la tienda cantina de la Casa Colorada, que igual vio pasar a villista que a obregonistas... la estación es ahora mudo testigo de los asaltos a la carga que lleva el ferrocarril y al paso de los migrantes centroamericanos que van al norte en pos del llamado "sueño americano.

En esta foto de época, quizá de los años veinte del siglo XX, vemos el tren a México, varios hombres en traje, que era la forma habitual de viajar, y del lado izquierdo parte de la bodega del ferrocarril, por la puerta que se ve al centro de la construcción era donde se guardaba el furgón en el que se hacían las verificaciones y reparaciones de las vías. A espaldas estaba el entonces enorme Campamento Ferrocarrilero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada