miércoles, 28 de diciembre de 2016

Una relación sobre mesones y hoteles en la Salamanca del siglo XIX

  Antes de que el tiempo nos gane, no porque se nos esté acabando el año 2016, sino que sea borrado de la memoria colectiva de los salmantinos, comenzamos a recopilar datos sobre una de las ahora consideradas industrias, la del hospedaje que en nuestra población ahora ha crecido enormemente debido a las plantas armadoras de vehículos que se han instalado y que antes fueron necesarios los centros de hospedaje debido a la necesidad que arrieros la mayoría y viajeros tenían dado que Salamanca fue parada obligada de las diligencias que iban a Guadalajara y que venían de México.

 
  Encontramos en el Archivo Histórico local una interesante relación de Mesones levantada el 29 de Junio de 1882 en la que podemos ver que para entonces habían 20 establecimientos de hospedaje, sus modalidades eran distintas: Mesón, Posada, Casa de Huéspedes y Corral. El último concepto es, por si te parece extraño, debido a que en la época todo se movía por fuerza "de sangre", es decir con animales de tiro, por lo que, así como hoy día es indispensable que un hotel cuente con estacionamiento, en aquellos ayeres el que hubiera un corral o un espacio grande dentro del establecimiento en el que las bestias pudieran comer y descansar, los volvían más atractivos. Eran 10 los mesones establecidos, 7 las posadas, 1 casa de huéspedes y 2 corrales.

  De los 20 establecimientos que había, nueve estaban localizados en la Calle Real, lo que hoy conocemos como Hidalgo-Morelos. Estaban los mesones "El Progreso", propiedad de Luis Domenzain; el mesón "de Guadalupe", de Aurelio Ojeda; el mesón "de San Francisco" de Pedro Estéves. Las posadas eran "La Purísima" de Josefa Cárdenas; "San Cristóbal" de Andrés Rodríguez; "San Juan" de Florencio Lemus; "San Pedro" de Refugio Cervantes; la "del Refugio" de Vicente Mosqueda y la "de Jesús María" de Rosalío Gutiérrez.

  En la calle de Juárez estaba el "Mesón del Refugio", propiedad de Francisco Arévalo que es el que vemos en la imagen, justo frente a la plazoleta Hidalgo, que aun sigue funcionando como mesón, bodega y estacionamiento. En la calle de La Libertad estaba la Posada "de San Vicente" propiedad de Dolores Martínez. En la Calle del Merididano, actual Allende, estaba el Mesón "de San Bartolo", de Leonardo Mota. En la Calle de las Flores, actual Zaragoza, estaba el Mesón Hidalgo, propiedad de Domingo García. En La Rinconada, supongo se refiere al barrio de San Pedro, estaba el Mesón de la Rinconada, propiedad de Rufino Fernández. 

  En lo que hoy es la calle de Albino García, que entonces se llamaba de Santana, había dos Posadas, una la de Antonio Santana, llamada "Santana", la otra de Joaquín Mares llamada "Celaya". La Calle de las Carreras es la actual Aldama, allí estaba la Posada "de la Cruz", propiedad de Tiburcio Garcilita. La Casa de Huéspedes era la de Ángela Incapié, en la Calle de las Flores. Los corrales eran dos, uno llamado "de San Juan", en la calle del Silencio, de Francisco Galván; el otro estaba en la calle del Laberinto y era de Justo Ramírez.

  Rojas Garcidueñas consigna en su Recuerdos de mi tierra guanajuatense (libro básico para todos aquellos interesados en la historia documentada de Salamanca y que aun hay varios ejemplares a la venta) lo siguiente:

  "Hoteles: Tomás M. Moreno; Casa de huéspedes de Manuel Portussac; Rafael Vázquez, J. García; Caros Cerón. El anuncio no lo dice, pero el hotel de Tomás M. Moreno era el "Hotel de San Agustín" que era la propia casa de la familia Moreno, estaba situada exactamente donde hoy está el Hotel María Teresa, esquina de Juárez y Vasco de Quiroga. El hotel de Carlos Cerón, que no estoy seguro de si se llamó San Carlos y duró poco tiempo, estaba en la casa que a medidos del siglo pasado [XIX] fue del señor cura Saavedra, fue de mi bisabuelo don Ignacio Cerón de Cisneros y Carlos su hermano puso allí un hotel, hacia 1894". La casona que vemos al lado izquierdo era la casa de los Cerón que comenta Roja Garcidueñas. 

   Ya entrado el siglo XX, con el servicio regular del Ferrocarril México-Ciudad Juárez, el entorno de la estación contaba con varios servicios, sea de comida y de cantina en la llamada "Casa Colorada", que de hospedaje, según lo vemos en la imagen, el Hotel Reforma, que se localizaba junto a lo que actualmente son las oficinas del la Secretaría de Salud del Estado de Guanajuato en la calle Obregón.

  En esta imagen de 1912, vemos que alguien marcó el lugar en donde se localizaba el Hotel Jardín, justo a un costado de lo que hoy es el Hotel El Monte.

  El Hotel Juárez se localizaba en la esquina oriente de Juárez con Vasco de Quiroga, se mantuvo en operación hasta los años sesenta del siglo XX.

  El Hotel Juárez era el único que contaba con alberca, me puedo imaginar que durante la construcción de la Refinería era el lugar más ocupado en la Salamanca, cuando si algo escaseaba eran los lugares en donde vivir.

  Aquí vemos al lado izquierdo del templo de San Antonio otro hotel que hubo en las inmediaciones de la estación del tren.

Esto que acabas de leer me da pie a poner más atención en las próximas visitas que haga a los Archivos Históricos de la región (Salamanca, Irapuato y Guanajuato) para tratar de localizar las ubicaciones exactas de los mesones y ver en lo que hoy se han convertido los predios.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada