domingo, 18 de diciembre de 2016

Uno de los secretos que se guardan en la parroquia del Señor del Hospital en Salamanca.

   Ocurre solamente 3 días al año, se trata del Triduo en honor a la Virgen de Guadalupe que se le hace en la Parroquia del Señor del Hospital. El día 9 la pintura de la virgen es bajada del lugar en el que el propio pintor decidió colocarla pues no era parte del diseño original del altar mayor del templo fue una circunstancia específica la que motivó a Candelario Rivas a pintarla y colocarla en el sitio en que habitualmente la vemos.

   En esos tres días hay la posibilidad de ver más cerca y, sobre todo, de notar que en la parte alta no hay ningún recuadro para insertar allí la pintura, lo que hay es un elaborado diseño que incluyen uvas y un par de ángeles a cada lado, cabe decir que el diseño es sumamente armónico y refuerza el diseño neoclásico de todo el conjunto.

   En esta toma vemos completo ese, digamos "copete"...

  Este es un acercamiento al lugar en el que se colocó, desde 1922, año en que el pintor terminó el lienzo y determinó colocarlo allí.

  Este es el lugar en que la vemos habitualmente la vemos.

   Esta es la oportunidad de verla un poco más de cerca, del 9 al 12 de diciembre cada año que es bajada.

  Aquí tenemos al pintor posando frente al lienzo terminado, la foto fue tomada en Salamanca, no sé la fecha exacta, ocurrió en algún momento del referido año, ya que el atentado dinamitero en la Basílica de Guadalupe ocurrió el 14 de noviembre de 1921, durante casi un mes, luego del evento fue Candelario Rivas quién hizo el trabajo de restauración pues la imagen, aunque se dijo oficialmente no había sufrido nada, sí tuvo algunos daños que la maestría de Rivas logró reparar. Quizá la fotografía fue tomada por su hijo.

   Y esta fue la obra de la mano de Rivas, que tenemos, como tesoro oculto, en Salamanca. Para leer algo de la historia que hay detrás de este lienzo, entra aquí. Más datos los puedes leer aquí.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada