viernes, 27 de enero de 2017

De rozas, congestionamientos vehiculares y cerros llegando a Salamanca

   El cerro del Culiacán siempre me ha llamado la atención por su forma. Humboldt la definió como "el cono perfecto" y tenía razón pues podemos ver la misma forma desde cerca de 20 municipios del Estado de Guanajuato, ese ejercicio lo realicé en el otro blog, El Bable, lo puedes ver aquí. Ahora, gracias a un congestionamiento vehicular en la carretera Irapuato-Salamanca, a la altura del puente que libra las vías del tren, pude hacer esta toma, en la que, al fondo está dominando el Culiacán.

   Estando en el puente, vemos con nítida espectacularidad el cerro del Pilón, ese se localiza en el municipio de Irapuato.

   Creo que este que se ve en primer plano es el cerro de Panales, también en el municipio de Irapuato.

   No ubico bien cuáles puedan ser estos cerros. Quizá sea el cerro Balnco, o el Prieto.

   El que hace una especie de u es el cráter de Parangueo, en el municipio de Valle de Santiago.

 Inconfundible, se trata de otro cráter, el de La Batea, en Valle de Santiago.

   Y si te preguntas la razón del embotellamiento, si no hay reparación alguna en la Carretera 45 en el mencionado tramo. Pues fue debido a una roza, que no es otra cosa que esa quema de pastos secos y rastrojos que hacen en estos días, recordemos que en el antiguo calendario agrícola, se marca la roza en la víspera del Día de la Candelaria, 2 de Febrero, pues ese día es la bendición de las semillas. Tradicionalmente era el día en que se sembraba para, entrada la primavera tener la cosecha de trigo.




  Para ver los demás cerros que rodean a Salamanca, entra aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada