jueves, 16 de abril de 2009

Misa Solemne - 1

El pasado martes 7 de Abril (Martes Santo) se cumplió una vez más con la tradición centenaria de rendirle pleitesía a la imagen del Cristo Negro del Señor del Hospital. Solo que esta vez la celebración fue más solemne pues se declaró oficialmente el inicio del Año Jubilar de El Señor del Hospital.

Fueron cientos de personas quienes nos dimos cita en el Templo, engalanado esta vez de forma especial para que la misa fuera un evento inolvidable, flores frescas por miles adornaban el ya de por si bello altar y allí, en su camarín, como lo ha estado desde hace mucho tiempo, la imagen del Santo Cristo que, según la tradición salió de Jilotepec en el actual Estado de México, pero que de acuerdo con el relato manuscrito hecho por Alonso Marañón, el origen de la imagen es aun más antiguo y se ubica en el que fuera el primer colegio de españoles, el de La Santa Cruz de Tlatelolco. Lo cual lo remite a 1530, aproximadamente.

Luego de un largo peregrinar de Tlatelolco a Jilotepec, en donde paso veinte años, de acuerdo a lo anotado en el mencionado manuscrito, el Santo Cristo sale en 1560 a Mamayé (Tepeji), para luego continuar a Mamení (Tula), seguir a Dañú (Nopala), Ndamxey (Querétaro), y entrar en lo que actualmente es el estado de Guanajuato por Andahé (Apaseo), siguiendo a Naatahí (Celaya) y Degñó (Cortazar) en donde el encargado de la Estancia de Barahona, Baltasar López Ledesma, ofrece a los indígenas que venían huyendo con la imagen la protección de su Estancia y llegan así a Xidóo (Salamanca).

Es aquí, en Xidóo en donde se da la señal divina, donde se produce el milagro y en una noche, intempestivamente, la campana de la iglesia del hospital de indios, en donde ya se había depositado, comienza a sonar, llamando a celebración de difunto. El custodio de la imagen, el mismo que salió huyendo con ella desde Jilotepec, Ignacio Cardona muere, la campana anunciaba su muerte, pero eso no es así, es allí en donde se produce el verdadero milagro del Cristo Negro, cuando dobla su cabeza indicando de este modo que era Xidóo el lugar que elegía para quedarse para siempre.

De allí inicia la tradición del culto al Cristo Negro del Señor del Hospital de Salamanca, y hoy se anunciaría el inicio del Año Jubilar. Son ya 450 años de la llegada de la imagen al lugar que el mismo Señor eligió para quedarse. Y la celebración inicia, en solemne comitiva fueron los abanderados de los gremios y cofradías quienes ingresaron inicialmente al Templo, seguidos de los Diáconos del Seminario de Salamanca.

El Cura del Templo de El Señor del Hospital, Alfredo González Vázquez fue el encargado de organizar los eventos relativos al inicio del año Jubilar, se contó con la presencia del Sr. Obispo de la Diócesis de Irapuato, a la que pertenece Salamanca, Don Jesús Martínez Cepeda fue él quien ofició la solemne misa. Se contó con la visita del Sr. Obispo de Tlaxcala, Don Francisco Moreno y Barrón (originario de Salamanca) y el Excelentísimo Sr. Arzobispo de Morelia, Don Alberto Suárez Inda, así como el Obispo Auxiliar de Morelia, Don Octavio Villegas Aguilar.

Un acto de relevante importancia durante la celebración fue el descenso del Santo Cristo de su lugar habitual al centro del altar mayor para ser expuesto a la derecha del altar y de este modo ser visto de cerca por las multitudes que en días posteriores llegarían en la tradicional peregrinación para hacer la visita anual al Señor del Hospital de Salamanca.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada