miércoles, 19 de agosto de 2015

El río Lerma y el Puente Negro de Salamanca

    Seguro sabes de los tianguis que se ponen en Salamanca, el más conocido es el del Miércoles, a un lado de la terminal de autobuses del Mercado, el del sábado, se que pone en el barrio de San Gonzalo en donde, por cierto, en ocasiones se encuentran libros usados con temas interesantes. Hay otro que se pone creo que también en sábado por el rumbo de la Calle del Sol, más allá de la Colonia Guanjuato y uno más, al que suelo ir, es el del domingo en Nativitas, en donde he encontrado libros que ni idea tenía se habían publicado a precios excepcionalmente bajos.

   Es por eso que cada vez que voy por ese rumbo veo como se encuentra el río Lerma. De contaminantes ya ni hablamos pues bien lo sabemos que sus niveles son altos. Esta vez lo que me llamó la atención es el nivel tan bajo que tiene, tan bajo es que ya se forman bancos de arena, como pequeñas islas, esta toma la hice desde el Puente Negro.

   De sobra sale mencionar, además, el cambio climático. Ese lo estamos padeciendo ya. Primero fueron las lluvias atípicas de mayo y junio, todos pensamos que sería esta una terrible temporada de abundantes lluvias pero no lo ha sido, por el contrario, estamos enfrentando una sequía que no sé que tan alarmante sea pero no veo nada bueno al leer la página de Conagua que nos dice de los excesivamente bajos niveles que tienen las presas en todo México, y la prueba está aquí, al ver la poca, muy poca cantidad de agua que corre por el Lerma.

 
  Como punto de comparación tenemos esta imagen de 1926, cuando hubo inundación y el nivel del agua estaba a escaso metro y medio del puente.

   Y andando por ahí me di cuenta de algo que había pasado totalmente desapercibido en las muchas veces que he pasado por el puente: que no era solamente una placa la que se colocó una vez concluida la obra, sino cuatro. No me refiero a la placa inaugural, esa, hasta donde se, nunca se puso; la que si estuvo fue la del puente anterior, aquel que colocó el Ingeniero Barton, de la que da cuenta Pedro González en su Geografía Local.

   A las placas que me refiero son a las colocadas por la American Bridge Company, la primera estaba en el lado derecho yendo en dirrección norte-sur, en el primer tramo del puente (que es la foto anterior), la segunda estaba en la misma dirección, en el segundo tramo, que es la que vemos ahora, en donde solamente quedan los tornillos en donde estuvo colocada y se ven las marcas de dónde a dónde iba.

   Esta es la única placa que sobrevive, aunque son notorios los intentos de robo que ha tenido, como quiera allí sigue. Estamos ahora en dirección sur-norte, este es el segundo tramo.

   En el primer tramo, dirección sur-norte es aun más notorio el lugar en donde estuvo colocada esa cuarta placa. ¿Cuándo habrá desaparecido? eso no lo sé, lo que sí se...

  Lo que sí puedo asegurar es que esas placas estaban allí, por un lado es notoria la mancha, pero, en esta toma que creo es de sur a norte, y que lo que se ve al fondo es parte de la Sierra de Codornices, al ver con atención el punto que marca la flecha, allí estuvo colocada una de esas desaparecidas placas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada