viernes, 7 de agosto de 2015

La relación de Roquetilla y el Señor del Hospital de Salamanca

    Hace seis años y medio fue que comencé este blog, con la intención de conmemorar la llegada del Cristo negro del Señor del Hospital, aniversario jubilar que marcaba 450 de esa tradición. La idea era documentar el recorrido que, de acuerdo a la leyenda que todos conocemos, hace la imagen desde el sitio en donde originalmente (dice la leyenda) estaba en el Colegio de la Santa Cruz de Tlatelolco para luego ser robada y trasladada a diferentes pueblos del actual estado de Hidalgo, rumbo netamente otomí o, mejor dicho, Ñhäñhú como ahora se le conoce. Luego sería depositada -continua diciendo la leyenda- en Jilotepec, actual Estado de México, y de allí es donde inicia la segunda parte del recorrido hasta llegar a la estancia de Barahona y, por asunto milagroso, ese crucifijo se clava en la tierra indicando con ese acto, insisto, milagroso.

   Esa leyenda se piensa que la escribió don Vicente Flores, cura que fue de Salamanca, comienza diciendo que se encontró un manuscrito en otomí que relataba cómo había llegado el Cristo negro del Hospital al sitio que aun ni se llamaba Salamanca, dado que, aparentemente el hecho se dio en 1560, 43 años antes que se fundara la Villa, por lo tanto la referencia que hay es la de Estancia de Barahona. Hay quien piensa que esa leyenda fue escrita por Florentino López Lira, otros dicen que la escribió José Rojas Garcidueñas, a estos dos últimos personajes los conozco, al primero no, sé que ellos dos tenían un bagaje cultural enorme, más aún Rojas Garcidueñas que es el Secretario Perpetuo de la Academia Mexicana, desconozco los conocimientos que el cura Flores habrá tenido pero algo que sí puedo afirmar es que esa leyenda tiene una documentación extraordinaria al incluir en el relato más de 30 personajes que, algunos de ellos son solamente conocidos por eruditos, cosa que me hace dudar de una autenticidad en el hallazgo del pretendido manuscrito. El mismo Rojas Garcidueñas en su libro Recuerdos de mi tierra guanajuatense menciona al respecto que son "relatos piadosos, comunes en la evangelización franciscana". Por cierto, el que vemos en la imagen no es un evangelizador franciscano, sino dominico.

    Uno de los primeros personajes que el relato menciona es Acualmeztli, legendario indígena que encabeza una de las primeras sublevaciones en contra de los españoles luego de 1521, año de la Conquista. Cuenta esa leyenda que Acualmeztli estaba en el mencionado Colegio bajo la custodia de los primeros doce franciscanos, con la intención de que él, luego de concluir sus estudios en España, regresara a México para evangelizar en la lengua autóctona cuando se entera de que sus padres verdaderos habían sido sacrificados durante el sitio de Tenochtitlán, es entonces que decide huir del Colegio y unirse al movimiento de insurrección por los rumbos de de Hueychapan llevando consigo una Cristo venerado en el Colegio: El Señor de los Agonizantes. El relato continua, lo puedes encontrar en la librería del Santuario del Señor del Hospital si es que aun no lo conoces. El punto es, en esto que ahora te cuento, que Acualmeztli estando en el Colegio usaba ya un nombre español, el de Ignacio de Alarcón y Roquetilla; la única biografía que de él existe es la escrita por Francisco Sosa, nunca había visto más referencias hasta ahora que veo que Diego Rivera la incluyó en el mural que desarrolló en el Palacio de Cortés en Cuernavaca. Es justo en la primera imagen de este artículo que aparece el Asesinato del líder indígena Roquetilla.

   Me surge la duda a este punto, que tan verídica fue la existencia de este tal Roquetilla y si su insurrección fue por el rumbo de Huichapan, Hidalgo, o si fue por el rumbo de Cuernavaca, Morelos, dado que lo que relata el mural de Rivera es la Historia de Morelos, Conquista y Revolución. Y me vuelve a confirmar la enorme fantasía y gran conocimiento que tenía el que haya sido el autor de la Leyenda del Señor del Hospital de Salamanca.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada