martes, 18 de agosto de 2015

La fiesta de San Roque en Salamanca, Guanajuato.

    Otra de las grandes tareas que tenemos pendientes los salmantinos que gustamos de la Historia, es documentar la creación de sus barrios. De la fundación de la villa, villa que fue de españoles, tenemos tanto la merced de fundación del 16 de agosto de 1602, como el acta de formación del Primer Cabildo del 1° de enero de 1603. Tenemos, además, el acta de fundación del pueblo de Santa María de la Natividad, mejor conocido por Nativitas, cosa que ocurrió en 1655, pero de los demás pueblos y barrios no hay datos concretos.

   En esa acta de fundación de Nativitas se habla de un barrio que formaba parte de ese pueblo, el de San Juan de la Presa, por lo que su antigüedad, en documentos, la podemos datar a la par de la fundación de Nativitas en el entendido de que anterior a esa fecha ya había allí un conglomerado, más no reconocido oficialmente hasta que se legalizó su fundación.

  De los pueblos que tenemos pendientes por documentar cabalmente es el de San Pedro, aunque ya dimos razón de que en el censo o padrón levantado en  1683 aparece con 22 habitantes, por lo tanto podemos considerar que fue fundado en 1680 aproximadamente.  Los barrios que tenemos esa tarea pendiente son los de Señor San Roque, Nuestra Señora de San Juan y San Antonio, siendo de esos tres el de mayor antigüedad el de San Roque pero aun no tenemos la fecha precisa, por aproximaciones podemos decir que data de mediados del siglo XVIII, cuando la villa de Salamanca comienza a tomar auge que sería ente 1725 y 1750. Posterior a estas fechas es la creación del barrio de Santa María de San Juan, que mejor conocemos por San Gonzalo y para 1780, aproximadamente, el de San Antonio.

   Algo que me llamó la atención en la fiesta que apenas el domingo pasado, día 16 de Agosto, hubo en San Roque, fiesta que es en honor a su santo, San Roque de Montpellier, santo que es de la orden Franciscana ya que abrazó la Orden Tercera siendo él joven aun, aunque, en realidad murió joven a los 32 años. Para leer sobre la vida de este santo, entra aquí.

   Siendo Roque de Montpellier un hermano Tercero de la orden Franciscana, es la razón por la cual lo vemos vestido con el hábito café característico de los franciscanos. Su atributo es el bastón y peregrino y un perro que le sigue, el perro lleva en el hocico un pan, debido a que, cuenta la leyenda, que San Roque, siendo atacado por la peste, se aisló para no contagiar a más personas y un perro le llevaba diariamente un pan con el cual se alimentó durante un tiempo.

   En muchas de las representaciones de este santo lo veremos con una pierna descubierta, pierna que está herida, debido a la peste. San Roque es el patrono de: los peregrinos, de los contagiados por epidemias (especialmente la peste y el cólera), de los enfermeros, de los falsamente acusados, de los inválidos, y de los cirujanos.




   En el cartel de la fiesta patronal vemos que esta fiesta tiene una tradición de 107 años, lo que quiere decir que data de 1908.





 Y como buena fiesta patronal salmantina, hubo kermese, y en ellas, claro es, se vendían las enchiladas...

   Como en toda fiesta patronal, hubo música de banda...

  Se estaban preparando para colocar el palo encebado, manteniendo la tradición y por la tarde hubo carreras de caballos, aquellas que se llamaban "pollos".

   Y la correspondiente feria, lo que no vi fue escenario para la banda y el baile, quizá no lo hubo, pero sí se quemó un castillo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada