jueves, 5 de noviembre de 2015

Algunos datos de la vida del salmantino Homobono González.

            Aquí de nuestra idiosincrasia, del atavismo nacional de pereza, de indolencia, de la confianza en el mañana que llevamos a cuestas como una herencia fatal.
Homobono González.

   Homobono González Gutiérrez nació en Salamanca en 1856, fue Jefe Político en el año de 1880, 1881 y parte de 1882, lo sería de otros municipios como en San Miguel de Allende. En 1892 recibiría la Jefatura Política de Guanajuato, al parecer en forma interina. De su carrera política no tengo más noticia, quizá ocupó el mismo cargo en alguna otra municipalidad; lo que sí podemos afirmar es que la visión que tuvo fue, lamentablemente, fuera de época pues no se consideró todo el proyecto que tenía para el desarrollo de la sericicultura, que es el relativo a la cría del gusano de seda. Pasará a la historia como el “Apóstol de la Seda” y es de llamar la atención que, comenzando el siglo XX ya denunciaba la tala inmoderada de grandes zonas boscosas y la posibilidad de reforestar con la morera, planta esencial para que el gusano de seda viva y, consecuentemente, se obtenga la materia prima.

  En los primeros días de su gestión como Jefe Político de Salamanca, el Gobernador de Guanajuato, dueño de la línea troncal del Ferrocarril Salamanca-Valle-Jaral y próximo Presidente de la República, el general Manuel González, recibe una carta en la que se le notifica, entre otras cosas, del particular carácter de don Homobono: “Por acá no hay nada más nuevo que lo que el señor licenciado Enríquez comunica a Usted relativamente a Puerto de Nieto. Conocido el carácter violento y apasionado de Homobono González, nada extraño es que con tanto descaro esté apoyando a nuestros adversarios. Lo grave es que con ese apoyo, aliente a gente ignorante y apasionada a que cometan algún asesinato”. (1)

   “Don Homobono González fue hombre de confianza del gobernador Joaquín Obregón González, (último gobernador del Porfirismo, Gob. de 1893 a 1911), pues fue también jefe político en Salamanca en donde levantó el teatro “Juan Valle”, trajo de Europa el gusano de seda el que llevó a Irapuato, Guanajuato y aquí a San Miguel. Él levanto a fines del siglo XIX el mercado Municipal en los terrenos de la plaza de la Soledad. Esta obra la encargó a don Zeferino Gutiérrez. En 1888 manda construir el kiosco del cual quedan en la actualidad los barandales y las columnas, pues su cubierta metálica le fue cambiada hace más de 30 años”. (2)

   El 6 de septiembre de 1905 participa brillantemente en el 2° Congreso Agrícola, celebrado en Tulancingo, Hidalgo, y de allí se desprende el siguiente documento:


   “17°.- La sección propone que el actual Congreso acoja el trabajo del Sr. Don Homobono González, sobre propaganda de extensos plantíos de morera blanca de China, en toda la extensión del país, para que de allí venga a su tiempo el desarrollo del cultivo de gusano de seda, y recomienda que se suplique al Sr. Ministro de Fomento, que (si lo tiene a bien) se establezca un centro agrícola de servicio público y de enseñanza (a que alude el Sr. González) para que de allí la acción violenta, eficaz y sostenida que haga práctica la profusa plantación de moreras, y como consecuencia, la cría del expresado gusano. Se aprovechará la existencia del gran número de plantas aclimatadas que tiene el Estado de Guanajuato, para obtener semillas secas”. (3)

  En el mencionado Congreso Agrícola Homobono González dictó una conferencia, de ella extraigo las siguientes notas: 

  “Formado mi criterio, con la convicción más íntima, en la creencia de que la industria de la seda en México tiene que ser tarde o temprano, uno de los principales factores de la riqueza pública, he venido dedicando desde hace ya diez y siete años, todos mis esfuerzos a la propaganda del plantío de moreras y de la cría del gusano de seda. […] Os propongo, señores terratenientes, el plantío de la morera, la profusa plantación del “árbol de oro” como se le llama en Francia; tan fácil de sembrarse o de reproducirse por estaca; tan hermoso aun para lucir en las calzadas y paseos públicos; […] demostrada en pocas palabras y con unos cuantos números la grandísima importancia de los plantíos extensos de morera, árbol tan apropiado a nuestro clima como tan necesario para cubrir la baja enorme que ha producido la tala […] Ahora bien, trabajo tan sencillo y tan adecuado a la mujer, ¿no será posible hacer que se desarrolle entre nosotros para redimir de la miseria a nuestras clases menesterosas y para crear un rico elemento de vida que lo piden nuestras necesidades agrícolas? […] En el Estado de Guanajuato comencé el año de 1888 la propaganda sericícola, asociada entonces al conocido sericicultor francés M. Hipólito Chambon. Unidos los dos, establecimos en la ciudad de San Miguel de Allende las primeras crías de gusanos de seda”. (4)

Fuentes:

1.- José Valenzuela, Georgette Emilia. Los ferrocarriles y el general Manuel González. Universidad Iberoamericana, México, p.94

2.- Página web del Cronista de San Miguel de Allende.

3.- Memoria del 2° Congreso Agrícola de Tulancingo. Cap. II, Secc. 5ª. Secretaría de Fomento. México, 1905, pp. 47-48

4.- Memoria… pp. 83-98

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada