jueves, 19 de noviembre de 2015

De los obeliscos y las incongruencias de Salamanca

    Lamentablemente no he podido encontrar una fotografía antigua de la plaza de Nativitas para mostrar, especialmente a los jóvenes salmantinos, aquello que allí había y que lo recuerdo bien. Más o menos por donde pusieron unos juegos y el logotipo tubular del programa Vivir Mejor, junto al kiosco, allí estaban los obeliscos, esos 7 que luego trasladaron (en concepto porque los de Nativitas los demolieron) a la Plaza Hidalgo que conocemos como de San Agustín. La razón de los obeliscos era que entonces, los años setenta, había la idea de que la fundación de Salamanca había ocurrido en Nativitas, cosa que ahora con los documentos que cada vez se difunden más, sabemos que era totalmente absurda. Encuentro en una de las Gacetas que en los años ochenta se publicaron, un comentario que Lupe Aguinaco hizo al respecto:

  “En atención a la invitación del H. Ayuntamiento de esta ciudad de Salamanca, a que participáramos en el aniversario de la fundación de la misma, aceptamos como una forma desinteresada de contribuir en las actividades cívicas de nuestro municipio. Por la misma finalidad que tenemos los que integramos la Asociación de Historiadores Regionales del Estado de Guanajuato, AC., desearíamos que el presidente Municipal y el H. Ayuntamiento de esta misma ciudad patrocinen y a la vez integren una comisión que investigue exhaustivamente la verdadera historia con sus datos fidedignos, del lugar donde efectivamente se erigió y fundó o que hoy es la ciudad de Salamanca.

   "Siempre se había celebrado en la Presidencia Municipal. Pero un día se hizo el cambio del lugar sin ningún fundamento ni previo estudio. Sentimos que es una necesidad histórica dejar perfectamente esclarecidos los hechos que dieron la formación jurídica y real de lo que hoy compone nuestro municipio, para evitar malos entendidos, ya que para corregir errores nunca es tarde. Celebrar en Nativitas el aniversario resulta improcedente. Basta leer el acta de fundación del mismo Nativitas : “inmediato a la villa de Salamanca se fundó el pueblo de Santa María Nativitas; en catorce días del mes de octubre de mil seiscientos cincuenta y cinco años, estando en el puesto en donde está una cruz de madera, extramuros de esta villa de Salamanca, donde está el Calvario y donde el Alcalde y Naturales de esta jurisdicción tienen pedido sitio para formar su pueblo, en conformidad de lo determinado por el cabildo, justicia y regimiento de esta villa, lo que dice esta acta no deja lugar a dudas. Santa María Nativitas fue fundado cincuenta y dos años después que nuestra ciudad." (1)

  Efectivamente, esos obeliscos, siete, que vemos en la Plaza de San Agustín, están allí desde hace unos 30 años... antes estuvieron (no los mismos, sino unos iguales) en la plaza de Nativitas, y todo indica que esa idea de los obeliscos viene de una que tuvo don Pedro González, hace mucho, en la década de los ochenta del siglo XIX, según lo muestra en un escrito publicado no en su libro de la Geografía local, sino en algo que publicó el Ferrocarril Central Mexicano como guía, en la que él muestra a los personajes ilustres en Salamanca que, por cierto, no eran 7 sino una buena docena.

1.- Lo que aparece en cursiva fue publicado en una de las Gacetas de la crónica de Salamanca y lo escribió Lupe Aguinaco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada