miércoles, 21 de octubre de 2009

La fiesta de gremios en Salamanca, una visión histórica

Con sabiduría y puntualidad en las misas celebradas durante la Octava de Corpus de este 2009, los sacerdotes oficiantes hicieron énfasis en algo que por tradición se ha ido manteniendo y que no es su razón de ser: estas son las celebraciones de Jesús Eucaristía y no las de Gremios. Esto nos queda muy claro, durante la Octava de Corpus estamos recordando el acto de amor que Jesús hace al entregarse él mismo en su cuerpo y su sangre a nosotros sus fieles seguidores. Sin embargo la tradición ha ido marcando esta semana como aquélla en la que los gremios rinden pleitesía a sus santos patronos agrupados en una sola imagen, en el caso de Salamanca, en la imagen del Cristo Negro del Señor del Hospital.

Como ya lo vimos, en México se instituyeron desde la llegada de los evangelistas Franciscanos, fue en 1524, luego de la llegada de “los doce” que se realizó por primera vez la procesión. Esto debió haber sido un impacto fortísimo para los antiguos mexicanos, ver la procesión del Santísimo con rezos en latín realizados por los frailes Franciscanos vistiendo sus sayales de color café oscuro, seguramente portando el cordón con los tres nudos y los incendiarios; elementos conocidos por los indígenas de algún modo ya que ellos también celebraban procesiones, solo que las de ellos eran más coloridas y terminaban regularmente con el sacrificio humano.

Con precisión no se sabe cuando cobró impulso la celebración de la Octava de Corpus en la Villa de Salamanca, tomando en consideración la fecha de construcción de sus templos Católicos sabemos que en el siglo XVI eran dos, San Juan de la Presa y el Expiatorio; para el siglo XVII se construyen cuatro: La Parroquia Antigua, San Agustín, Nativitas y San Pedro. Para el siglo XVIII se levanta el Santuario de Guadalupe, en ninguno de ellos había una veneración directa a los Santos Patronos de los distintos gremios ya asentados en la Villa, quizá sea de allí que nace el impulso de celebrar a los distintos gremios durante la Octava de Corpus en el Señor del Hospital.

Según el registro de mayor antigüedad que hay acerca de diputados y mayordomos del gremio textil en Salamanca, nos lleva a 1706 como fecha de aparente inicio de la tradición gremial, para ese entonces aun no se construía el Santuario de Guadalupe, los otros seis templos estaban ya en pie, siendo el Santo Patrono de Salamanca el Apóstol San Bartolomé instalado en su Parroquia la que actualmente conocemos como la Parroquia Antigua.

Debemos de tener en cuenta que al paso del tiempo las actividades artesanales, que con el tiempo dieron paso a las industriales; y las comerciales eran muy distintas a las que actualmente tenemos, muchas de ellas ya en vías de extinción. Sabemos de la importancia que en materia textil hubo en Salamanca, asimismo la talabartería, específicamente la producción de calzado y la cerería, por lo tanto muchos de los gremios estaban asociados a estas tres áreas de producción. Para la segunda mitad del siglo XIX los gremios establecidos en Salamanca eran los siguientes:

Hortelanos, recordemos que alrededor de la población había grandes hortalizas que producían zanahorias, rábanos, lechugas, solo por mencionar algunas. Panaderos, Comerciantes y Tejedores, cabe mencionar que dentro de este gremio estaban los Cambayeros y los Reboceros, dos de las especialidades que se trabajaban dentro de la producción textil antiguamente en Salamanca, también se incluían a los Canasteros, actividades lamentablemente ya perdidas en la zona. Estaban los Carniceros, Matadores y Tocineros, Carpinteros, Alfareros, Zapateros, Cereros, Sastres, Peluqueros, Herreros y Barrilleros, estos últimos eran los que ejercían una producción muy especial, la denominada “barrilla” que no es otra cosa que una planta que al quemarse, luego de un determinado proceso producía una tipo de sosa utilizada en la industria textil para la fijación de colores. Los Labradores cierran la lista de Gremios que existían en Salamanca.

Con el tiempo las fiestas gremiales han ido, lamentablemente, perdiendo su importancia, hoy día, gracias al cariño y devoción que algunas personas tienen, han luchado por mantener viva esta tradición de la cual todos los salmantinos deberíamos sentirnos orgullosos, ya que son pocas las poblaciones en México en donde aún sigue viva una de las celebraciones más grandes que hubo en el México Novohispano. Es obligación de todos nosotros darle un fuerte impulso para que se conozca, se difunda y se vea en el mundo que Salamanca, la del Bajío, Salamanca, la mexicana, Salamanca la fiel devota al Cristo Negro del Señor del Hospital sigue teniendo hoy y para siempre.

La lista de gremios la obtuve del libro Salamanca, de José Rojas Garcidueñas, Editorial Porrúa, México 1982. Lo de la barrilla lo pude localizar gracias a la ayuda de Celeste en Argentina. Las fotografías fueron tomadas 1.- en la celebración de misa en el Señor del Hospital, 2.- Las hortalizas de Salamanca en el mercado municipal. 3.- Los pendones en la procesión del Martes Santo en Salamanca. 4.- El portal mostrando la casa donde vivió don José Rojas Garcidueñas y 5.- Una de las plantas que crecen en abundancia en el Bajío, no quiere decir que esto sea la barrilla, es solo una idea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada