martes, 22 de enero de 2013

1789: Las exequias del rey Carlos III celebradas en la villa de Salamanca (México).

 El 14 de diciembre de 1788 murió en el Palacio Real de Madrid el rey de España y las Indias, don Carlos III. La conmoción por el suceso fue larga y abundante, diez días después, en plena Nochebuena el Príncipe Heredero, Carlos IV emite una Cédula Real en la que notifica a todo el reino que Carlos III, su padre,  "había fallecido el día 14 del mismo, y mandaba se vistiesen sus vasallos luto riguroso por seis meses, haciéndose las honras y sufragios acostumbrados en tales casos, con moderación, y sin faltar á lo preciso para la solemnidad..." (1). Poco más de dos meses tardo en llegar la noticia a Nueva España, el virrey en turno era don Manuel Antonio Flórez Maldonado Martínez de Angulo y Badoquín

 Para el 12 de marzo de 1789 todos los miembros de la dirigencia del Virreinato de la Nueva España se reúnen para llegar a un Acuerdo de la Real Audiencia en el cual definen el modo en que el duelo sería conmemorado en esta parte del reino, el cual, entre otras cosas dice que "...se hiciese saber por Bando al Público con la formalidad y pompa que en otras ocasiones, avisándose a S.E. del día, y á la Real Audiencia, por Cordillera a los Gobernadores, Corregidores, Alcaldes mayores, y demás justicias del distrito de este Virreynato. Que se sirviese S.E. nombrar por Comisarios para que se encargasen de las Reales Exequias... en cuanto a la moderación de lutos, y el túmulo que se prevenía..." (2)

 Es así como la notificación va llegando a cada ciudad, villa, pueblo y congregación de la Nueva España. En Guanajuato, la ciudad más rica de todo el virreinato, el aviso llega y el Bando Solemne se publica el 2 de abril de 1789, las Exequias Reales se celebran con extrema pompa el 26 de agosto, de ello nos da cuenta el padre Lucio Marmolejo en sus Efemérides, las cuales puedes leer aquí. La notificación llega a la villa de Salamanca y, con el rigor establecido, son organizadas en función solemne por partida doble, una en la Parroquia, esa que conocemos con el nombre de Antigua, la otra en el templo de San Agsutín, del siguiente modo:

 En el valle de Santiago, Octubre 6 de 1789.-

   El Ayuntamiento de la Villa de Salamanca en puntual demostración a su lealtad y amor al difunto Monarca celebró sus Reales Exequias el día 30 del mes anterior con quanta magnificencia le fue posible impidiendo a prorata los individuos que la componen quanto se erogó en ellas. Construyó para ello una elevada Pira de seis cuerpos, que se iluminó con mucha y exquisita cera durante la función: en la parte superior y debaxo de un pavellon negro se colocó el Retrato del Monarca, á sus pies el Real Estandarte, Espada y Baston, y en el penultimo cuerpo sobre un coxin negro la Corona y el Cetro. Habiendo precedido el doble de campanas á las horas de estilo el dia antecedente, acompañado de un tiro de pedrero a cada cuarto de hora en la Iglesia Parroquial, Casas Reales, y en la del Presidente del Cabildo, concurrió éste á aquella con lo distinguido del Vecindario de dicha Villa y este Valle á autorizar la función, á que se dio principio con la Vigilia, cantó la Misa el R.P. Prior del Convento de San Agustín: siguió el Sermón que desempeñó a satisfacción del Auditorio el Br. D. Eduardo Espinosa de los Monteros, cura de dicha Villa; y terminó todo con quatro Responsos solemnes

   Casi igual función celebró al dia siguiente la sagrada Comunidad de San Agustín de la expresada Villa, ansiosa de tributar por su parte al Monarca los debidos honores, y sufragar por su alma". (3).


   Efectivamente, fueron dos misas solemnes en Salamanca las que se celebraron en honor de S.M. don Carlos III, Rey de España y las Indias, una el día 30 de septiembre de 1789, en la Parroquia, la otra el 1º de octubre en el templo de San Agustín. Una vez más comprobamos la importancia que la villa de Salamanca tenía en el Virreinato de la Nueva España. 
.







1

1.-  Reales exequias celebradas en la Santa Iglesia Catedral de México por el alma del señor don Carlos III, Rey de España y de las Indias, en los días 26 y 27 de mayo de 1879. Imprenta de Don Felipe Zúñiga y Ontiveros. México, 1789.

2.- Ibid

3.- Gazeta de México. Tomo III; Nº. 42, pp 407-48. 20 de Octubre de 1789.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada