domingo, 27 de enero de 2013

Los líquenes en las faldas de la sierra de Guanajuato a la altura de Salamanca.

    Cuando caminas en dirección del sur al norte en las proximidades de Salamanca, digamos que por el cruce del libramiento y la carretera a Valle de Santiago, es una planicie enorme por donde irás pasando, no levanta los 1720 metros, de hecho este es el punto más bajo de todo el Bajío. Cuando llegas al siguiente gran crucero, en el Norte, por donde pasa la Autopista, allí estarás aun más bajo a los 1710 metros, sigues más al Norte y llegarás a La Ordeña, justo a las faldas de lo que se considera el inicio de la Sierra de Guanajuato, pues bien, es allí por donde observamos los líquenes que aparecen en las siguientes fotografías. Será bueno leer a don Pedro González, que se conocía a la perfección el rumbo:

    "El N del municipio es muy montañoso, por tener parte de la sierra de Codornices en los límites con Guanajuato, San Miguel de Allende y Santa Cruz; entre esos tres puntos y Jarapitío están Joya de Cortés, Potrerillos y Villafaña; los cerros de Dos Ríos -que colindan con la presa del Mesteño-, San José de los Allendes y Mesas de Acosta; los de Cañada de Ortega, Mesa de Villafaña y San Juan Temascatío; los de Mendoza, Zapote, Don Lucas, Cruces, Zapotillo, Marigómez, Ordeña; los de Cueva de Torres, Ancón, Puerto del Novillero, Xoconoxtle y Cerrogordo; los de Sotelo, Comaleros, Paloblanco, Lobos, La Cruz, La Cal, Tinaja, parte del cerro de Labor, San Joaquín, Cerroblanco, La Palma, Aguililla, Santo Domingo, Puertos, Paloalto, Jaulillas y San Juan, que se extiende hasta Santiaguillo, y los de Mancera, Lomapelada, Loma de Flores y Temascatío. Hay bosques de mezquitales y Cerrogordo y Uruétaro".

    Si estás familiarizado con la orografía salmantina, has ubicado a esos cerros y elevaciones que él menciona, y sabes a cuales me refiero en la zona Norte. Las fotografías las tomé por el rumbo del cerro de las Minas, arriba del rancho de Los Cenizos, me llamó la atención que a medida que ascendía rumbo a la zona de vestigios arqueológicos de Los Edificios, eran más y más las rocas que aparecían con estos líquenes, unos de un intenso color amarillo casi anaranjado.

    "Los líquenes son organismos excepcionalmente resistentes a las condiciones ambientales adversas y capaces, por tanto, de colonizar muy diversos ecosistemas. La protección frente a la desecación y la radiación solar que aporta el hongo y la capacidad de fotosíntesis del alga confieren al simbionte características únicas dentro de los seres vivos. La síntesis de compuestos únicamente presentes en estos organismos, las llamadas sustancias liquénicas permiten un mejor aprovechamiento de agua, luz y la eliminación de sustancias perjudiciales." Para seguir leyendo sobre los líquenes entra aquí.

   Hay algún tipo de liquen que se usa como colorante, quizá los antiguos mexicanos los utilizaban para dar ese tono amarillo intenso a sus edificios, quizá aquí mismo, en Los Edificios, fue utilizado, eso no lo sé, lo que si sé es que un tipo de liquen llamado Orchilla, fue sobre explotado en la península de Baja California hace tiempo, eso lo puedes ver aquí.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada