miércoles, 23 de enero de 2013

¿Fue la Hacienda Vieja realmente una hacienda?

 Haciéndonos directa la pregunta de que sí fue la Hacienda Vieja una hacienda, la respuesta que doy es una sola: no, no lo fue. La razón que tengo de afirmar que no lo fue es, en primer lugar, su ubicación. Si consideramos que en el siglo XVIII cuando estaban en pleno auge las haciendas de lo que hoy es la parte norte del municipio de Salamanca, en ningún documento se menciona nunca una Hacienda que llevara por nombre La Vieja. Tampoco sucede en mapas o documentos del siglo XIX, en donde se hace mención de ese rumbo siempre con las haciendas de Dolores, Cerrogordo, San Rafael y Aguilares.

 En segundo lugar, si tomamos en cuenta las ubicaciones de las haciendas de esa región, al nor-este de Salamanca, en torno a la comunidad de Cerrogordo, vemos que entre la de Dolores y la de Cerrogordo hay apenas dos kilometros y medio, tal vez tres, esto no quiere decir ni siquiera una legua, la cual equivalía a 4.5 kilómetros y, para las condiciones de vida de siglos pasados y las dimensiones de las propiedades, en un área tan corta, no cabrían tres haciendas.

 Me atrevería a afirmar que esta galera, que es lo único que queda de la llamada Hacienda Vieja, fue parte o de la Hacienda de Dolores o de la Hacienda de Cerrogordo. Al no haber vestigios de una casa grande, la casa del patrón o del amo, nos deja ver que lo único que aquí había era solamente la troje o galera. Misma que sigue en pie, como lo estamos viendo en estas fotografías.

 En el censo de 1900 la Hacienda Vieja aparece registrada como rancho, con tan solo 11 habitantes. Creo que con este dato es más que contundente que allí nunca existió una hacienda.

 Agreguemos a esto un detalle más. En siglos pasados el nombre de viejo no era, normalmente dado a una hacienda, éstas llevaban por nombre un santo, una ubicación o el apellido del dueño, pero llamarla Vieja, no creo fuera el caso, en cambio, si la gente hacía mención de una vieja hacienda que existió por ese rumbo, eso ya finalizando el siglo XIX, el discurso comienza a cambiar y mi idea de que allí no fue una hacienda, cobra forma.

 De esta troje, originalmente levantada con piedra de la región, y del tipo de "dos aguas", nos dice de un estilo muy parecido a la troje o galera que la Hacienda de Cerrogordo, me refiero específicamente a sus dimensiones, ya que la de Cerrogordo es elegante y de un diseño sobrio. Aquí lo que vemos es la modificación que hubo, seguramente ya entrado el siglo XX para agregarle un par de metros más al punto más alto de la techumbre.

 Los respiraderos fueron cegados...

 No quedó ni uno solo...

 Ninguno...

 Tal vez la razón por la cual cegaron los respiraderos tipo "ojo de buey", los de forma ovalada, sea debido a que al aumentar la altura de la techumbre, los respiraderos quedaron entre muro y muro ya no fueron necesarios.




Esta parte, creo que fue una toma de agua, será bueno investigar más sobre todos estos vestigios en la llamada Hacienda Vieja cercana a la comunidad de Cerrogordo, en el Municipio de Salamanca, Guanajuato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada