lunes, 4 de julio de 2016

Los sorprendentes empedrados en Puerto de Valle, municipio de Salamanca

  Hace un par de siglos, en la última década del siglo XVIII se determinó dividir las poblaciones en cuatro cuarteles, en el caso de Salamanca el eje norte sur corresponde a la actual Tomasa Esteves (antigua Marte) y el oriente-poniente  Juárez (antes Victoria). De ese modo, estando la villa (luego ciudad) dividida en cuatro partes, el control y administración se facilitaba. Con esa idea si hoy día dividimos el municipio de Salamanca en cuatro partes, tomaremos un eje norte-sur que sería Obregón-Tenixtepec-Clouthier y Morelos-Hidalgo con sus respectivas continuaciones de la carretera 45 de oriente-poniente, de ese modo ubicaremos las cuatro partes, creo es la mejor manera para conocer turísticamente al municipio.

  Y si esas cuatro partes la vemos en sentido del reloj, el segundo cuarto, corresponde a la parte sur-oriente del municipio, justo por ahí es donde se localiza Puerto de Valle, una de la comunidades más antiguas de Salamanca. Para ser precisos, la tercera más antigua, luego de Sotelo y Uruétaro. Puerto de Valle no se llama Valle porque haya sido un paso rumbo al valle de Santiago, y si era un puerto, esto quería decir que era el paso del río Lerma y si se comunicaba con Valle, pero el nombre de Valle corresponde a otra cosa. 

  Las tierras de la orilla sur del río Lerma, que entonces, cuando la fundación de Salamanca se llamaba Río Grande o Río de Toluca, eran las más productivas, todos querían estar de esa parte, razón por la cual se funda Valle de Santiago seis años después que Salamanca, y dentro de la estructura administrativa del virreinato en el siglo XVII había una posición clave que se le daba a quien fuera una persona de probada honradez y conocimiento, la de Depositario General.

  Por buen tiempo el cargo de Depositario en la villa de Salamanca estuvo a cargo de la familia Valle, Gabriel del Valle Alvarado lo tuvo en la segunda mitad del siglo XVII y sus tierras eran precisamente las que hoy corresponden al rancho de Puerto de Valle. Las funciones del Depositario eran las de administrar las tierras que pertenecían a la Corona, al Rey. Si alguien moría sin sucesores (cosa común en las primeras décadas del virreinato), sus posesiones pasaban a ser administradas por el Depositario, mientras aparecía algún interesado en comprarlas.

  Gabriel de Valle Alvarado aparece continuamente en el primer libro de bautismos de la parroquia de Salamanca, sea por llevar a bautizar a sus hijos, o por ser padrino de algún indio, español o casta. Su padre llegó luego de la fundación de la villa, es por decir, la segunda camada de españoles que llega a Salamanca, se llamaba Francisco de Valle Alvarado, estaba casado con Ana María Pérez de Santoyo. Para 1683 había 23 personas viviendo en el "Punto de Valle".

  Hay documentos que dan la categoría de Rancho, otros le dicen Hacienda. Hubo una casa grande en ese sitio, estaba contigua a la capilla, no la nueva, sino la antigua la cual, al parecer data del XVIII, vemos allí el sistema de construcción de esa época, el techo es del tipo artesonado, ya no está en uso, pues la comunidad levantó una nueva, dedicada a la Candelaria. Algo hay en verdad sorprendente en Puerto de Valle: los empedrados.


  Será bueno que los interesados en el rescate del patrimonio histórico, el material, los vestigios que quedan en esta comunidad rural haga una visita a este sitio para que se sorprendan en primer lugar, luego valúen la importancia del lugar y, seguramente decidirán catalogar el sitio, esto es algo que se debe hacer ya, pues cada vez quedan menos calles empedradas y la capilla muestra ya una grieta que, de no atenderse, dentro de poco colapsará.











Por algo este era el Puerto... el Paso... el Punto... pues por aquí era (y lo sigue siendo) relativamente fácil cruzar el río Lerma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada