lunes, 8 de agosto de 2016

De Naipes, Estancos y Monopolios en la villa de Salamanca en 1731

  En la época virreinal había algo igual a lo que ocurre en nuestros tiempos con el Gobierno Federal: el monopolio. Para ti y para mi, no es nada nuevo saber que la energía eléctrica solamente la podemos tener de la Comisión Federal de Electricidad y que la gasolina que se vende en México es solamente la que provee Pemex. Pues hace tres siglos el monopolio existía pero eran otros los productos que la Corona española monopolizaba: el pulque, el tabaco, la nieve, el azogue (mercurio para las minas) y los naipes. Había algún otro estanco, como se le denominaba al monopolio, los que anoto son los que recuerdo.

 En la villa de Salamanca había el estanco del pulque, el cual controlaba todas las bebidas alcohólicas en general, había también el de tabacos y, como vemos en la carátula de un documento del Archivo General de la Nación, había también un estanco de Naipes, sí, de barajas, de cartas para jugar. Esto no quiere decir que existiera una especie de Casino, no, simplemente que las barajas estaban solamente autorizadas aquellas que eran emitidas por las imprentas autorizadas para tal fin. Claro es que tanto alcoholes, como tabacos y napies se podían comprar (igual que en nuestros días) en el mercado negro.

 Nada es nuevo bajo el sol, definitivamente. Y fue don José Solórzano el autorizado para vender los napies que legalmente se vendían en la Nueva España, pero él solamente los podía vender en Salamanca.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada