miércoles, 8 de diciembre de 2010

El Padre Nuestro en la tradición náhuatl

En el antiguo México la manera gráfica de comunicarse se dio, en la zona maya a través de las estelas, enormes piedras que eran labradas para conmemorar, regularmente con una fecha, algún acontecimiento de importancia. Entre los aztecas existían los "pintadores de palabras" que eran aquellas personas autorizadas para dibujar los códices. A la llegada de los evangelizadores, se dieron cuenta de que a través de estos ideogramas sería más fácil transmitir la filosofía Católica, fue así como se creó un Padrenuestro siguiendo la tradición de la palabra pintada. En el siglo XVI, cuando se inició la evangelización, era en latín que se rezaba la oración, seguramente al paso de esos 5 siglos la oración ha sufrido variaciones, pero, considerandola a como la conocemos ahora esta sería así:

Padre Nuestro, que estás en el cielo, santificado sea Tú nombre.

Venga a nosotros Tú reino. Hágase Tú voluntad, así en el cielo como en la tierra.

Danos hoy nuestro pan de cada día.

Perdona nuestras ofensas,

Así como nosotros perdonamos a quienes nos ofenden.

No nos dejes caer en la tentación.

Y líbranos y guárdanos de todo mal.

Amén.
.
Esta oración gráfica la incluyo debido a que a lo largo de la existencia de este blog, he ido incluyendo las distintas versiones que he encontrado del Padrenuestro, aquí la podrás encontrar en su legua original, el Arameo, así como en antiguas lenguas mexicanas como el Cochimí, el Otomí y el Purépecha, para verlas, solo da clic abajo en donde dice Carpetas: Padre Nuestro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario