miércoles, 9 de septiembre de 2015

El culto doméstico a la Divina Infanta en Salamanca, Guanajuato

   No tengo idea de cuándo llegó el culto de la Divina Infanta a Salamanca, quizá fue en el último cuarto del siglo XIX, dado que en 1840 es cuando comienza su devoción, misma que nace en la ciudad de México, en el convento de San José de Gracia y, como tantas otras devociones se inicia a través de un "sueño místico" en el cual una monja concepcionista recibe el aviso (por así decirlo) de iniciar ese culto.

  En el mencionado convento tenían por tradición el venerar la imagen del Niño Dios el día de la Epifanía, día de la manifestación, o de los Santos Reyes, como gustes llamarle y fue que esta monja pidió permiso para hacer el cambio de acuerdo al "mensaje" que recibió en su sueño, pasaron varios inconvenientes y el culto prosperó, en buena medida lo que ocurría era el equilibrar el calendario, dado que si se venera a Jesús siendo niño, igual debería ocurrir con María. Con todo esto lo que estamos aprendiendo es que, además del culto a Cristo Rey, el de la Divina Infanta nació en México para el mundo católico.

   En Salamanca tenemos varios puntos de veneración a esta, digamos, advocación mariana. Uno de ellos está en el pueblo de Santa María Nativitas el cual mantiene el culto no precisamente a la virgen niña sino a la Natividad de María, cosa un poco diferente en los conceptos de la Iglesia, dada su antiguedad. "Esta fiesta, como la de la Asunción de María, tiene su origen en Jerusalén. Comenzó en el siglo V como la fiesta de la basilica Sanctae Mariae ubi nata est, actualmente la Basílica de Santa Ana. En el siglo VII, la fiesta se celebraba por los bizantinos y en Roma como la fiesta del nacimiento de la Bienaventurada Virgen María". (Wikipedia.)

  En el templo de la Santísima Trinidad, ese que conocemos por Parroquia Antigua, hay la veneración a la Divina Infanta, y en una casa de la calle Felipe Ángeles tienen por tradición familiar hacer esta veneración la cual ocurre el primer domingo de Septiembre. Y fue allí a donde nos fuimos a ver cómo es que ocurre esta fiesta que, al igual que todas las celebraciones patronales, se convierte en kermes en la que hay música, comida y juegos, pero recordemos, que primero está la devoción y luego la diversión, como lo decía mi abuelita.

   Si te interesa leer cómo fue iniciado el culto en el Convento de San José de Gracia, en el libro La ciudad de México, de José María Marroquí, aparece la historia completa, lo puedes ver aquí.












  Y si te estás preguntando quién fue Felipe Ángeles, seguro recordarás que hace 100 años hubo dos batallas importantes en lugares próximos a Salamanca, una en Celaya, la otra en Santa Ana del Conde cerca de León, en ambas se enfrentaron villistas (División del Norete) contra obregonistas (Ejército Constitucionalista), Felipe Ángeles estaba del lado villista, razón por la cual se le dio ese nombre a la calle, por ahí cerca está la de Francisco Villa. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada