martes, 29 de septiembre de 2015

La presencia de San Miguel Arcángel en Salamanca, Guanajuato.

   A mi la leyenda me molesta, me molesta porque siendo el Arcángel Miguel el Capitán de los Ejércitos Celestes decirle "mono" me parece una enorme irreverencia y una falta de conocimiento inadmisible, claro, entiendo que no todo mudo es afecto a la hagiografía y a la identificación de los santos por sus atributos. Dicho eso, evito contar aquí el cuento aquel que un osado tuvo a mal titular "el mono del pueblo". El que tengamos en Salamanca un San Miguel colocado justo al centro de la portada principal, en la parte más alta, puesto allí en la segunda mitad del siglo XVII no es poca cosa.

   Aunemos a ello que el templo en donde se colocó fue el del pueblo de indios otomís Nativitas, actual barrio de Salamanca que conserva ese nombre y, además, con cédula de fundación real. Año 1655. San Miguel era de suma importancia para los franciscanos y como fueron ellos quienes comenzaron a evangelizar en la Nueva España su presencia está íntimamente ligada a antiguas costumbres. No hay pueblo en México, que haya sido fundado entre 1530 y 1600 que no tenga un cerro próximo denominado San Miguel, no es casualidad, es la manifestación de la creencia reinante de que él, el Príncipe, el Capitán, estaría en la parte más alta de un pueblo vigilando y protegiendo.


   A Salamanca llega esa tradición, cuando, en 1656 comienza a construirse el templo del pueblo de La Natividad de Santa María y, siendo este en un lugar llano, no podría haber mejor sitio para colocar a San Miguel que en la parte más alta del templo, además, viendo hacia el poniente, siempre atento y vigilante.

  El que en la actualidad esté más alto que San Miguel la Cruz, es debido a que, en la época de la Revolución -desconozco la fecha exacta- todavía existía en el atrio el panteón, cosa habitual en la época, y cuando fue deshabilitado, la cruz atrial fue trasladada a la torre para su protección.

  Esta es la imagen más antigua que tenemos del templo de Nativitas, ahí podemos ver claramente que en la torre no había ninguna Cruz, dado que estaba en el atrio, y en la parte alta, está, como afortunadamente se volvió a colocar, luego de su "perdida", la estatua de San Miguel.

   Y hoy hay varias fiestas en honor a San Miguel en Salamanca, una de ellas en su capilla, llamada como "San Miguelito" en la colonia Ampliación La Cruz, junto a la del Pitahayo, aunque, la vez que la visité, me comentaron que quizá este año no hagan fiesta pues no hay recursos.

   De manera particular el culto a San Miguel existe en dos familias de la Colonia Guanajuato, una más lo hace en la calle de Allende. En el rancho de Sardinas creo que también habrá fiesta, anoche, justo a la media noche, alcancé a oír los cuetes, también en el mediodía de hoy. Vivo cerca de ese rumbo por eso alcancé a escuchar las detonaciones y creo habrá fiesta en ese rancho al rato.



   San Miguel es el vencedor del demonio, y así se manifiesta en su representación, como esta, que vi en la parroquia de Valle de Santiago, no está expuesta, razón por la cual estaba cubierta con ese lienzo azul, el diablo es impresionante... una auténtica antigüedad.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada