sábado, 12 de septiembre de 2015

Kermés: Nativitas de Fiesta en 2015

   Lo tengo bien aprendido, eso de que el mejor día para conocer un pueblo es el día de su fiesta y en el caso de Nativitas, fue fue pueblo y que forma ya parte de la ciudad de Salamanca, México, no es la excepción. En Nativitas se guardan muchas tradiciones, como la "velación" que los danzantes hacen la noche de la víspera, las mañanitas en la alborada, que es a las 6 de la mañana y la misa de función, que, como su nombre lo indica, es una misa especial, regularmente a las 12 del mediodía, aunque ya los horarios se han ido modificando, en la que se aprovecha la festividad para hacer las Confirmaciones y Primeras Comuniones, habría que ver bien el cartel de esta fiesta para saber sus horarios, pero esta vez no lo encontré. Eso es lo de menos pues el punto es que en Nativitas la fiesta es en forma, tan en forma que es una kermés.

   Algunas calles se adornan de acuerdo a los colores de la festividad, si son santos que sufrieron del martirio, el color del adorno es rojo y blanco, si es para San José y San Judas Tadeo será en amarillo y verde, a la virgen de Guadalupe suele adornársele en rosa y blanco, aunque hay quien lo hace con los colores patrios. Otros santos van con colores vaticanos: blanco y amarillo. Y como esta es una festividad mariana, entonces el adorno va en azul y blanco.

   Y esa que comentaba es mi fascinación, la de asistir a todo tipo de fiestas patronales, además de ver el cambio que regularmente sufren los templos con los adornos florales, de velas y en ocasiones con telas, los danzantes, el olor a copal, los cuetes, los rezos, agrego algo más: las enchiladas. Creo, no porque sea originario de Salamanca, sino por haber andado por varias docenas de fiestas patronales en distintos rumbos de México, que las mejores enchiladas que hay son las de Salamanca. Nunca agrego ni cecina, ni pata, ni pollo, las prefiero "sencillas" pues, insisto, no tienen comparación.

   Así que, luego de una rezada, de ver a detalle el templo, salgo a imbuirme en el ambiente de la fiesta: los teponaxtles, caracoles, las semillas que dan ese sonido característico a los concheros... el castillo ya está colocado, al igual que el palo encebado... busco los puestos de comida y la experiencia me ha dicho que los mejores siempre estarán dentro del atrio y el cobro se manejará en mesa aparte, eso es garantía de que lo que se vende allí estará bueno... y para allá me voy, a comer mi ración de enchiladas, para luego ver como se desarrolla esta kermés.


























No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada