sábado, 20 de febrero de 2010

Los personajes que participan en el relato del Señor del Hospital de Salamanca. 5ª parte.

En esta quinta parte de los personajes que aparecen en el relato que describe la llegada del Cristo Negro del Señor del Hospital a Salamanca, nos damos cuenta de que la persona que haya escrito tal relato era alguien muy bien documentado. Esto lo corroboramos al ver las biografías de estos personajes, los que a continuación aparecen, que son cruciales en la historia del México Colonial, Luís Montañéz, el cacique de Tula que fundó una buena cantidad de poblaciones en el actual Querétaro y Guanajuato, el rey de Espaya, Felipe II, que consolidó las posesiones de ese reino en ultramar y el virrey Luís de Velasco “el viejo”, nos indica que la persona que compuso el relato contaba con un vasto conocimiento en la historia y la política de ese período.


El Gral. Dn. Nicolás Montañez yndio cazique y Sr. que fue de Tula, Caballero de la Orden de Santiago, que con el auxilio de 33 Caciques Cabos prinsipales de Tula, yXilotepec, y de 25,OOO yndios combatientes, y 300 caballos, el día 25 de ju1io de 1531, dio la famosa batalla a un Exercito de mallor numero de Indios bárbaros de la Nación Chichimeca, en el Campo y Cerro de San Gremal, donde oy se venera el Colegio de los Apostólicos Misioneros de la Santa Cruz de Querétaro.


Durante el sangriento combate onze horas con higual furia de uno y otro campo, hasta que por ultimo se aclamó la Victoria por el exercito Christiano, con auxilio del Patrón de las Españas del Apostol Santiago y de la Sma. Cruz que visiblemente se vió en el cielo, la que copiada se hallo después entre las lajas pies de los montes de aquel circuito, i oy se benera Milagrosa en esta Ciudad en el espresado Colegio, como a quien se deve la Conquista i población.


Discrepcion panegirica del P. Franco Xavier de Santa Gertrudis impreso en el año de 1722. Se colocó este lienzo a expensas del Dr. Don Ignacio Montañez, profesor en cirugía c v años de 1807.


19.- Nicolás Montañés


A este cacique otomí se le menciona en el relato asociado a Gitzin, el que se supone fue el que estaba a cargo del pueblo de indios de sido, conocido también como Nicolás de San Luís Potosí Montañés “fue un guerrero mexicano del siglo XVI, nacido en Tula, se desconoce la fecha exacta. Descendía de los reyes toltecas y era pariente muy cercano de Moctezuma II. Se alió a los conquistadores y desempeñó un gran papel. Carlos V le nombró cacique de la ciudad de Tula y capitán general para que pacificase el país de los chichimecas y otomíes, nombramientos que, con el de Caballero de Santiago, le entregó por su propia mano el virrey Luís de Velasco en 1551Después de haber reunido un pequeño ejército fue con él al encuentro del cacique chichimeca Maxorro, al que consiguió derrotar y hacer prisionero. No se sabe que tomara parte en ningún hecho posterior, pues algún tiempo más tarde Valerio de la Cruz desempañaba el mismo cargo que Montañés, que murió en México y fue enterrado el convento de san Francisco”. (1)


“En el Caso de Montañés, cae dentro de los hombres y héroe s con historia que han sido ignorados en gran parte ya que sus hazañas, batallas o hechos históricos de muchos de ellos han pasado desapercibidos para los historiadores, mas no para la historia en si. A quien esto escribe gran decepción y asombro le ha causado cuando acudiendo al Archivo Histórico Municipal de la Ciudad de Querétaro no se pudo encontrar documento alguno que por los méritos del citado fundador de Querétaro se le hiciera justicia, no obstante el importante papel que junto con Fernando de Tapia (CONIN), a quien si le han dado un lugar preponderante en la fundación de Querétaro, acontecimiento que se llevó a cabo en el cerro de San Gremal, como se describe en el óleo que hemos citado, cuya trascripción es fiel al original”. (2)


De entre otras ciudades fundadas por Nicolás Montañés están: Acámbaro, el 19 de septiembre de 1526; Huimilpan, 10 de julio de 1529; Apaseo en 1525 y otras mas del Bajío.



20.- Pío IV


Es ya al final del relato que se hace mención de varios personajes trascendentales en la historia, entre ellos el Papa Pío IV, Giovanni Angelo Medici, nacido en Milán el 31 de marzo de 1499 y muerto en Roma el 9 de diciembre de 1565, siendo el Papa n.º 224 de la Iglesia católica de 1559 a 1565. “Perteneciente a una rama secundaria de los Médicis florentinos, conocido por eso como el Medichino, tras acceder a la dignidad papal se esforzó desde el principio en paliar los desastrosos efectos de la estrategia de enfrentamiento de su predecesor Pablo IV. Estrechó lazos de buena concordia con la regente francesa Catalina de Médicis (Médicis, en definitiva, como él) y, sobre todo, abjuró de la malquerencia de su predecesor hacia Felipe II, con quien mantuvo en lo sucesivo una cordial relación.


En todo caso, el clima internacional era en estos momentos más propicio a la consumación del inconcluso Concilio de Trento. Seguía habiendo, a pesar de todo, un cierto talante objetor entre aquellos a quienes incumbía su prosecución y remate: Felipe II, viudo de la reina María Tudor de Inglaterra, no desechaba ciertas aspiraciones a mantener la condición de rey consorte uniéndose ahora en matrimonio a la protestante Isabel I; a Fernando I de Austria, como le sucediera antes a Carlos V, le convenía, más que un concilio condenatorio de las doctrinas luteranas seguidas por un elevado número de sus súbditos, unas asambleas coloquiales de entendimiento y pacto consensual; algo similar pretendía Catalina, en cuyo reino iba tomando crecido auge el movimiento protestante. En Francia dejó de ser posible cualquier arreglo cuando, a raíz de la promulgación en enero de 1562 de un edicto contra los hugonotes, la intervención manu militari de Francisco de Guisa en Vassy intentando imponer su cumplimiento acabó en una matanza que provocó el estallido de la guerra civil. Por su parte, el fracaso de la inicial propuesta matrimonial de Felipe II le llevó a tomar por esposa en 1559 a Isabel de Valois, hija de Enrique II y Catalina de Médicis, con lo que se acercó a Francia y se apartó de cualquier tentación de moderada tolerancia del anglicanismo.


La situación era, pues, digna de ser aprovechada. Pío IV convocó a la cristiandad para que acudiera a Trento a la reanudación del concilio. En enero de 1562 entraba el sínodo en su última fase que se prolongaría hasta el 3 de diciembre de 1563. Por fin hubo acuerdo sobre importantes aspectos dogmáticos y se declaraba anatematizada la herejía protestante”. Texto tomado de Wipipedia.


21.- Felipe II


Cuando se trata de corroborar la fecha en que se dan los acontecimientos del relato, aparece Felipe II de Austria (o Habsburgo), llamado El Prudente, nacido en Valladolid el 21 de mayo de 1527 y muerto en El Escorial el 13 de septiembre de 1598, “fue Rey de España desde el 15 de enero de 1556 hasta su muerte, de Nápoles y Sicilia desde 1554 y de Portugal y los Algarves (como Felipe I) desde 1580, realizando una ansiada unión dinástica con Portugal, que duró 60 años. Fue asimismo Rey de Inglaterra, por su matrimonio con María I, entre 1554 y 1558.


Hijo y heredero de Carlos I de España e Isabel de Portugal, hermano de María de Austria y Juana de Austria, nieto por vía paterna de Juana I de Castilla y Felipe I y de Manuel I de Portugal y María de Castilla por vía materna. Murió a los 71 años de edad el 13 de septiembre de 1598, tras pasar unos años en unas condiciones de vida malas debido a la enfermedad que padecía, y que se agravaba con el paso del tiempo.


Desde su muerte fue presentado por sus defensores como arquetipo de virtudes, y como un monstruo fanático y despótico por sus enemigos. Esta dicotomía entre la Leyenda Negra y la Leyenda Blanca o Rosa fue favorecida por el propio Rey Prudente, que se negó a que se publicaran biografías suyas en vida y ordenó la destrucción de su correspondencia. Aún hoy en día, la historiografía anglosajona y protestante representa a Felipe II como un ser fanático, despótico, criminal, monstruo imperialista y genocida. Sus victorias fueron minimizadas hasta lo anecdótico (salvo unos pocos ejemplos como la Batalla de Lepanto) y sus derrotas magnificadas en exceso, a pesar de que no supusieron grandes cambios políticos o militares, como la pérdida de una pequeña parte de la Grande y Felicísima Armada debido a un fuerte temporal, que además los historiadores anglosajones "transformaron" en una gran victoria inglesa.


Durante su gobierno, el Imperio español dirigió la exploración global y la extensión colonial a través del Atlántico y Océano Pacífico, convirtiéndose durante mucho tiempo en el principal país y potencia europea en todo el mundo. Su imperio, el Imperio español se convirtió bajo su gobierno en el primer imperio global, porque por primera vez un imperio abarcaba posesiones en todos los continentes, las cuales, a diferencia de lo que ocurría en el Imperio romano o en el Carolingio, no se comunicaban por tierra las unas con las otras”. Texto tomado de Wikipedia.


22.- Luis de Velasco (padre)


Luís de Velasco y Ruiz de Alarcón, nacido en Carrión de los Condes, Palencia, España en 1511, fallecido en la Ciudad de México en 1564, Señor de Salinas fue el segundo virrey de Nueva España, entre 1550 y 1564, tras haber sido Virrey de Navarra entre 1547 y 1549.


“Pariente de los Condestables de Castilla, sucedió en el virreinato de Nueva España a Antonio de Mendoza, quien tuvo que elegir entre este y el de Perú, mientras Luís de Velasco ocuparía el otro puesto. Llegó a San Juan de Ulúa el 23 de agosto de 1550 y pasó el mes de septiembre en Puebla, mientras Mendoza tomaba su decisión. Finalmente los dos se reunieron en Cholula y Mendoza eligió el Perú. El 25 de noviembre del mismo año, Velasco llegó oficialmente a la Ciudad de México como virrey de Nueva España, cargo que ocupó hasta su muerte el 31 de julio de 1564.


Suele considerársele gobernante prudente. Ayudó a los nativos a defenderse frente a los abusos de los propietarios de minas de oro, y liberó a 150.000 esclavos. De su mandato destacan la abolición efectiva de la encomienda, la liberación de los indios ilegalmente esclavizados, la urbanización de poblados, la realización de importantes obras públicas, la apertura en 1553 de la Universidad de México y la colonización, pacificación y conquista de territorios del norte del virreinato, fundando ciudades como San Miguel el Grande (hoy San Miguel de Allende), Durango (1563), San Felipe de Ixtlahuaca y Nombre de Dios. Su hijo Luís de Velasco y Castilla, Marqués de Salinas también fue Virrey de Nueva España.


La supresión de la encomienda y la mejora del trato a los indios habían sido prescritas por la corona española desde 1542, con la promulgación de las llamadas Leyes Nuevas, inspiradas por Fray Bartolomé de las Casas. A diferencia de su predecesor, que no exigió su cumplimiento, aunque nominalmente las acatara, y que incluso llegó a suspenderlas, Luís de Velasco las puso en práctica venciendo con energía la oposición de los encomenderos españoles, como por otra parte le había ordenado detalladamente Carlos I al nombrarle Virrey en Bruselas, en 1549. Otras realizaciones del mandato de Velasco fueron también resultado del disciplinado y tenaz cumplimiento de las instrucciones recibidas de la metrópoli, desde las cortes de Carlos V y de Felipe II.


En 1558 México sufrió su primera gran inundación de la época española, que se convirtió en epidémica. El Virrey hizo todo lo que estuvo en su mano para ayudar a las víctimas.


Hasta 1560 Velasco gobernó con autoridad ilimitada. Aunque no cometió ningún abuso, en este año la Audiencia y otros influyentes españoles intentaron que el Emperador limitara la autoridad del Virrey, poniendo el requisito de que sus actuaciones necesitaran la autorización de la Audiencia.


En sus años finales, Velasco se centró en fundar asentamientos en Florida, en explorar el Océano Pacífico y en aumentar las riquezas del Imperio. El 22 de mayo de 1559 fundó lo que es ahora la ciudad de Yurécuaro en el estado de Michoacán. En ese mismo año envió una flota de trece naves bajo el mando de Tristán de Luna y Arellano para establecerse en la costa oriental de Florida, pero la expedición fracasó debido a la hambruna y a las revueltas de los hostiles guerreros nativos. Los españoles se vieron forzados a marcharse.


Al principio de 1564 Velasco encargó a Miguel López de Legazpi y Andrés de Urdaneta una expedición por el Pacífico hasta las islas Filipinas, donde Fernando de Magallanes y Ruy López de Villalobos habían llegado en 1521 y 1543.


Luís de Velasco y Ruiz de Alarcón murió en 1564, y más tarde se descubrió que, lejos de enriquecerse, se endeudó personalmente en favor de los pobres y los indios. Le sucedió Gastón de Peralta, Marqués de Falces”. Texto tomado de Wikipedia.


Bibliografía:


1.- Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana (Espasa), tomo 36. Madrid, 1930


2.- Datos del autor, dar clic aquí:



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada