domingo, 2 de octubre de 2011

Dicen que la fe mueve montañas. La peregrinación de Salamanca a la Villa de Guadalupe 2011.

Comentaba apenas anoche con un amigo de qué tan alto es el índice de religiosidad en el estado de Guanajuato y que tanta participación de la feligresía... me comentó que, según estadísticas Guanajuato siempre aparece encabezando las listas o en segundo lugar. Pero a eso debemos luego subdividir al estado por regiones para ver cual es la más participativa. No se los resultados pero lo que ví el pasado jueves 28 fue sorprendente.

Eran las 5:30 cuando un espléndido repique de campanas me despertó. Vivo a escasos 500 metros del Santuario del Señor del Hospital, ese repique lo había escuchado solamente cuando se celebra la Octava de Corpus, recorrí mentalmente el calendario para indagar a que Santo se estaba celebrando con tal magnitud. Mejor me incorporé, me vestí y fui al templo para ver de que se trataba.

Peregrinos comenzaron a llegar de los cuatro rumbos, todos los contingentes portaban sus estandartes, se agruparon en la entrada y ya a las 6 de la mañana llegó Monseñor Salvador Martínez Pérez, obispo emérito de Huejutla, Hidalgo. Luego de la misa, la peregrinación partió, como marca la tradición, a su destino en el cerro del Tepeyac. Creo que con las siguientes imágenes, la respuesta además de clara será contundente.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada