sábado, 22 de octubre de 2011

Un edificio abandonado en Salamanca.

Quizá fue en 1980 cuando levantaron este edificio, allí se concentraba la logística de una empresa distribuidora de chapopotes, parafinas, gasolinas y demás productos que elabora la refinería de Salamanca conocida por sus siglas RIAMA. Luego vinieron las consabidas devaluaciones, las estratosféricas tasas de interés que aniquilaron a muchos y, lo que fue una próspera empresa desapareció. El edificio lleva ya varias décadas, tal vez dos, en el abandono...

Esto que aquí vemos no es privativo de Salamanca, mucho menos de México, sino sucede en todo el mundo. Edificios que por una u otra razón son abandonados y el tiempo ejerce su derecho de envejecer a todo ser vivo o inanimado y, aunado a los humanos que usan estos edificios de basurero, de guarida, de lugar de encuentros, producen, esto que ahora veremos.

Hay una cierta fascinación en los edificios abandonados. Algunas personas sienten miedo al pasar por ellos y evitan verlos; jamás entrarían a un lugar en esas condiciones. Pero hay también mucha gente que encuentra una rara belleza, un encanto indescriptible dentro de ellos, como prueba tenemos la muy abultada opción que encontramos en la Internet que, al pedirle al buscador "edificios abandonados", nos da una buena cantidad de ellos. Aquí el de Salamanca.


















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada