lunes, 16 de marzo de 2015

Los preparativos (y problemas) que había en Salamanca ante la llegada de Pemex en 1945.

    Algo queda en la memoria de algunos salmantinos que lo vivieron o que sus padres se lo contaron en torno a la noticia que se dio en 1945 cuando se formalizó la construcción de una nueva Refinería de petróleo en el centro del país. Salamanca no estaba preparada para recibir, de pronto, docenas y docenas de personas que vendrían a trabajar en la instalación de la nueva planta. Aunque Salamanca en 1895 había obtenido el título de ciudad no quería decir que tuviera todas las facilidades que una población con esas características debía contar, una de ellas el hospedaje. Encuentro en el Archivo Histórico Municipal una carta que el entonces presidente municipal, Edmundo Domenzáin, envía al que era el Gobernador del Estado en turno, Ernesto Hidalgo, dándole los pormenores de un sitio que se podría habilitar para hospedar a los empleados de Pemex que llegarían en la primera avanzada. El sitio propuesto fue el Ex convento de San Agustín. El C. Gobernador se encontraba en la ciudad de México, quizá arreglando algo relacionado con la instalación de la nueva Refinería, es por eso que allá le envían este informe:

Informe que rinde al C. Gobernador Constitucional del Estado, el C. Presidente Municipal que suscribe.

C. Ernesto Hidalgo.
Gobernador Constitucional del Estado.
Hotel Carlton. -Ramos Arizpe 24.
México, D.F.

   Tengo el honor de rendir a usted el informe relativo a las condiciones que puede prestar para el alojamiento provisional de los trabajadores de la Planta Refinadora de Petróleo que se pretende establecer al Norte de esta ciudad, el edificio de la Ex Penitenciaría del Estado, antiguo convento de frailes Agustinos, hoy en poder de Bienes Nacionales y cuya administración y cuidado está en manos del C. Enrique Rolón, Jefe de la Oficina Subalterna Federal de Hacienda de esta ciudad, y es como sigue:

   Planta Baja, frente: tres departamentos con entrada exterior ocupados actualmente por el Sindicato de Trabajadores de Irrigación, Oficinas del PRM y anfiteatro del Hospital Civil. –Interior: -En los departamentos disponibles se pueden acomodar hasta 150 personas, con la posibilidad de poderse instalar un Restaurant Colectivo, Panadería, Cooperativa de Consumo, Baños y Albercas que ya existen y hasta Cinematógrafo al aire libre, en el patio churrigueresco que tiene 33 metros de claro y una superficie de 1,600 metros cuadrados, contando con los cuatro corredores.

   En el piso superior, en el frente, hay 16 cuartos grandes, con el ala derecha o galeras que pueden alojar 75 personas; en el ala izquierda, Ex Enfermería, con tabiques capuchinos se pueden hacer 14 cuartos grandes para familias de corto personal y en el departamento del fondo, donde están los separos individuales, se podrán acomodar 42 solteros; estos separos necesitan puerta y pintura interior. En todos los departamentos enumerados hay necesidad de hacer un pasto de instalación y arreglar los techos que son de viga y hormigón en el corredor de la Ex Enfermería y encalar algunas paredes que por haber hecho fuego en ella para cocinar, desde la época en que hizo uso del edificio para acuartelar tropas, sufrió el maltrato correspondiente. Podría por lo tanto, una vez hecho este gasto, quedar en condiciones para su ocupación provisional por los obreros de la Pemex y mediante la vigilancia oficial para el cuidado y seguridad del edificio y ocupantes.

   Reitero a usted mi atenta y respetuosa consideración
   Salamanca, Gto., 23 de mayo de 1945. 
   El Presidente Municipal
   Edmundo Domenzáin.

Fuente:

Archivo Histórico Municipal de Salamanca. Caja 326. Gobierno. Industria y Comercio. Pemex.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada