martes, 9 de febrero de 2016

Fiestas de los santos agustinos en Salamanca, Guanajuato

  En el 2015 pensé asistir al mayor número de fiestas patronales que me fuera posible, por alguno u otro motivo hubo varias a las que no llegué, pero que, en le caso de algunas de las celebradas en el templo de San Agustín pasé por ahí en la víspera y pude ver que al santo por celebrar le colocaban en el lado de la epístola para hacer la debida veneración.

  Supongo que es debido al orden que llevan los agustinos que no hacen la típica "fiesta de pueblo" con kermese y su vendimia, castillo, música y hasta baile, y su festividad se vuelve solemne y sencilla, así lo podemos ver con la novena a Santa Rita de Casi, del 13 al 22 de mayo.

  El adorno para la santa se hace en base a rosas, pues la tradición marca de llevar al menos una ese día para ser bendecida y conservarla como amuleto a lo largo del año.


  Para la festividad de San Agustín no anduve por Salamanca, así que no tomé fotos del santo colocado en el lugar de veneración para la novena, su fiesta es el 28 de agosto.

   Se dice que Santa Mónica, la madre de San Agustín, tuvo un sueño en el que ve a la Virgen María que le ofrece su consuelo, de ahí la razón por la cual es en los templos agustinos en donde se venera la advocación mariana conocida como Nuestra Señora de la Consolación, de la que se deriva el nombre Consuelo.

   En este caso no es una novena sino un triduo el que se le ofrece a la virgen de la Consolación en Salamanca, y también se coloca la imagen del lado de la epístola.

  "Nuestra Señora de la Consolación es una advocación de la Virgen que no podía faltar entre las virtudes y los méritos que se atribuyen a la Madre de Dios. En las letanías es invocada todos los días por la Iglesia como Consolatrix afflictorum (Consuelo de los afligidos), porque entre los papeles que los cristianos le han asignado a la Virgen como Madre universal, está el de consolar a los que gimen y lloran en este valle de lágrimas. Santa Mónica, la Madre de San Agustín, sueña con la Virgen María, la que la consuela por su dolor ante su hijo alejado de Cristo en su práctica y como signo de ese consuelo esperanzador de la futura conversión de Agustín, le muestra su correa. De esa manera encontramos en la Virgen de la Consolación, o de la Correa, la imagen de una Madre que estando en el cielo es la sublimación de las virtudes de todas las madres de la tierra. Su fiesta se celebra el 4 de septiembre". (Tomado de Misioneras Agsutinas Recoletas.)

   El 14 de noviembre de 2015 fue la celebración del 60 aniversario de la coronación de la virgen de la Soledad, otra de las advocaciones marianas que se celebran en el templo de San Agustín, debemos aunar la fiesta de la Virgen del Socorro, solo que a esa fiesta no fui... aclaro que ni están todas las que son, ni son todas las que están. (Igual que en el dicho.)






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada