lunes, 1 de junio de 2015

Algunos detalles que guarda la Parroquia Antigua de Salamanca.


    Fue apenas ayer, en la misa de la Santísima Trinidad, que me di cuenta de un detalle un poco extraño que hay en el templo que conocemos como Parroquia Antigua, se localizan en la parte alta de cada uno de los dos altares del crucero. En el lado poniente se ubica este que ahora vemos en la imagen, se trata de un diseño un poco elaborado, de acuerdo a las regalas del neoclásico, estilo en boga durante el tiempo en que redecorado el interior del tempo que entonces era la Parroquia de San Bartolomé, Santo Patrono de Salamanca.

   En la parte central se localiza este círculo, dentro de él hay un cuadro, arriba se alcanza  a ver una argolla, tal vez algo se suspendía allí, pero el hecho de ver ese cuadro que al parecer es un marco, me hace pensar en la posibilidad de que allí se hubiera colocado una reliquia.

   Hay un escrito que se le atribuye a Pedro González, en donde dice que fue el cura Gregorio Navarrete el encargado del decorado del templo entre noviembre de 1901 y septiembre de 1902, el 3 de octubre de ese año, 1902, fue consagrado el templo, se hizo bajo lo establecido por el antiguo canon de enterramiento de reliquias en el altar mayor. Las reliquias que se enterraron en esa ocasión fueron las de los santos Inocencio, Lorenza y Adeodata según lo refiere el autor mencionado, pero no dice que hubiera más reliquias, entonces me hace dudar la función que tenían tan particulares elementos en la parte alta de los altares de crucero.

    Esto que ahora vemos, ese círculo, es lo que se localiza en el altar del lado oriente, en este caso es circular. Si no fueron allí depositadas esas reliquias, me pregunto la razón por la cuál hay estos detalles, uno circular, el otro cuadrado. Me queda la duda. Y como seguramente no has reparado en otros detalles que guarda el templo te comparto estas tomas:

   Propios del Neoclásico son estos tibores, hay cuatro, en la parte alta del altar mayor.

   En el altar dedicado a la virgen de Guadalupe, en lo alto, aparece esta escena, se trata de los Desposorios de María y José.

   "La Leyenda Áurea, que deriva del Pseudo-Mateo, recoge que María, tras pasar varios años en el Templo de Jerusalén (véase el episodio anterior: Presentación de María), llegó a una edad, catorce años, en que los sacerdotes consideraban impropio que continuara, con lo que se convocó un certamen al que debían acudir todos los varones de la casa de David en disposición de contraer matrimonio. Entre ellos, a pesar de su mucha mayor edad, estaba San José. Se les ordenó traer una vara o bastón y que la dejaran ante el altar, de forma que la que floreciera sería quien obtendría a la doncella. El Espíritu Santo descendió en forma de paloma sobre la vara de José y fue ésta la que floreció. No queda claro si la escena ocurre antes o después de la Anunciación; en el Pseudo-Mateo, la fuente más común en Occidente, los desposorios son anteriores, mientras que en el Evangelio de Santiago son posteriores". (Wikipedia.)

   Frente al anterior, el primero del lado oriente, encontramos este que muestra un Divino Rostro.


   La pintura que hay de la virgen de Guadalupe, es en verdad extraordinaria.

   Y son varios Corazones los que vemos en mitad de los resplandores que coronan los otros altares laterales, dignos de ponerles atención.



   En uno de ellos, el que está en el altar de Santa Cecilia, aparecen estos símbolos propios de la música.
   Una partitura, una lira y un clarinete.

  Y como allí fue Parroquia, todavía conserva su pila bautismal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada