viernes, 16 de septiembre de 2011

Horas antes de la Ceremonia del Grito en Salamanca, 2011.

Alguien por allí tuvo a bien colocar estas y otras leyendas en las cortinas metálicas de algún negocio cercano al lugar en donde se celebraría la Ceremonia del Grito; muestra clara del sentir popular en este 2011.

Y el centro de Salamanca se tiñó de amarillo, no por la cosa política sino porque los acotamientos de las banquetas recibieron su puntal mantenimiento.

Desde temprano se alistaban los escenarios. Este para recibir el fuego simbólico que, año con año, corre por todo el estado de Guanajuato.

Y resultó que la Morena que anunció se instalaría en la Plaza Hidalgo, fue removida a una calle alterna.

Y la Plaza Hidalgo quedó para lo que debe ser, la Ceremonia OFICIAL del Grito. Nada de clones ni movimientos mesiánicos.

Lo que si reconozco es que estos "morenos" trajeron unos arreglos de flores muy bonitos.

Y es la hora de comer, por suerte los puestos de "la verbena popular" (para mi son kermeses) desde temprano tenían los fogones operando, así que unas tradicionales enchiladas fue la comida del día.

Y en las calles, los "morenos" anunciaban el tan singular evento que decidieron organizar por estos rumbos.

Pero... "dijo mi mamá que siempre no", así que no sirvió de mucho los perifoneos (hartantes) y los muchos volantes y los anuncios en los postes, el evento se ubicó en otro lugar.

Y hasta por celular les avisaron a los interesados...

Claro es que para mitote, mitote y medio aderezado de las viandas típicas de los fandangos tradicionales...

Insisto, los arreglos florales estuvieron muy bien hechos y muy bien diseñados. Solo que los padres agustinos no estaban precisamente contentos con que su entrada se las hubieran practicamente cancelado.

Y el tinglado y/o escenario se instaló...

Y la kermesse comenzó...

Tacos, pambazos, cecinas, enchiladas, de todo había...

Y hasta la policía montada llegó...

Los bares y sus exquisitos elixires abrirían un poco más tarde...

Y que mejor día para ponerse la verde... o la roja... o mejor aun, la tricolor!

No podrían faltar los elotes, los garbanzos, los buñuelos...

Y hasta el pan se visitó de tricolor...

Igual hicieron las Conchas...

Y a este punto, mejor opté por irme a mi casa... las multitudes como que no me agradaban mucho para este día.

Y, a la mañana siguiente, es decir, hoy 16 de septiembre las escuelas hicieron su tradicional desfile.

Y los que tienen mejor calificaciones, como reza la tradición, son quienes van en la escolta. Todo un honor.

Y pues terminemos la jornada patria con un pozole, de ese de trompa y oreja.

Para no quedarnos con el gusanito de la Ceremonia del Grito, aquí la foto que un buen amigo me hizo el favor de enviar del Grito en el mero Zócalo de la ciudad de México.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada