lunes, 19 de septiembre de 2011

La hacienda de Dos Ríos en el norte del municipio de Salamanca.

Hace apenas algunas semanas, en una larga conversación que tuve con una persona que conoce a profundidad las zonas más apartadas del municipio de Salamanca, me comentaba de una serie de capillas que hay, en ruinas, a lo largo de uno de los varios caminos que se fueron formando en el siglo XVII y XVIII, sabemos que el Camino Real oficial salía de Salamanca, pasaba por la hacienda de Cárdenas, muy cerca de la de Mendoza y llegaba a la hacienda de Temascatío, de allí el camino se bifurcaba, uno a Guanajuato vía La Calera, Jaripitío, Burras y el otro rumbo a la villa de Irapuato.

Se camino, digamos que, alterno, me comentó pasaba por Cañada de Ortega, lugar en donde supongo hubo una hacienda. Todo esto suena lógico, pensemos en que, lo que se transportaba por ese Camino Real eran los suministros que enviaban desde la ciudad de México para Guanajuato y, a su vez, Guanajuato enviaba su plata a la ciudad de México, es decir, era un camino por donde fluía la riqueza, lo importante, como hoy día, era cortar camino para llegar más pronto al destino, razón por la cual eso de que existiera un "camino alterno" tiene una lógica.

Al leer las Noticias en donde el canónigo Romero publica en 1862, comenta sobre esa zona que "este curato (refiriéndose al de Salamanca), tiene una vicaría fija en la Hacienda de Dos Ríos, y una hermosa capilla en la de Cerro Gordo..." (1). Si existió una vicaría fija precisamente en Dos Ríos esto quiere decir que ésta hacienda era la más importante, o en todo caso, la más poblada de toda la región serrana del norte de Salamanca.

En el mapa estamos viendo una representación del escenario de los enfrentamientos entre Realistas e Insurgentes durante la guerra de Independencia, específicamente en lo que fueron los años de 1811 a 1814. Allí vemos que la Hacienda de Dos Ríos fue saqueada y quemada, cosa común en esos años. Lucas Alamán lo menciona de la Hacienda de Temascatío pero no hace mención de Dos Ríos. (2)

Vemos ahora un mapa ligeramente más reciente, está fechado en 1947, allí vemos lo que pudiera haber sido la traza de este "camino alterno" que pasaría por La Ordeña, San Nicolás, Dos Ríos, La Haciendita para llegar a Jaripitío. Y sí entraba por la Ordeña, seguramente venía de San Miguel el Grande. En la Geografía Local de don Pedro González, publicada en 1904, menciona a Cañada de Ortega como congregación, esto quiere decir que había adquirido un nivel más alto que el de solo rancho o hacienda, y que allí había un número determinado (notorio) de habitantes; mientras que para ese año Dos Ríos había bajado de nivel, pues de Hacienda que era, además con vicaría fija, bajó a simplemente rancho. ¿Hacia donde se movió la vicaría fija serrana de Salamanca? quizá fue a La Ordeña, eso lo debemos verificar con el Sr. Cura Vázquez.

Bueno, pero a todo esto, ¿qué habrá pasado con la Hacienda de Dos Ríos? Pues como está en un lugar de difícil acceso para mi, dado que no hay transporte público al lugar, nos valemos de los mapas satelitales para ver que solamente quedan ruinas de lo que fue un lugar de tal importancia que llegó a tener una vicaría fija.

Y vemos que a unos 7 o 10 kilómetros rumbo al poniente de Dos Ríos existe actualmente otro rancho, llamado El Estanco. Que lleve ese nombre no es casualidad. Estanco era la forma de control durante el virreinato del pago debido de los permisos de comercialización de ciertos productos. El estanco lo era para el pulque, la plata, el azogue, el tabaco, los naipes y varios más. El que se encuentre un estanco en las cercanías de Dos Ríos nos confirma que este sí era un camino transitado, quizá el estanco establecido era para controlar lo que más circulaba por esta parte norte del actual Salamanca: plata, tabaco y pulque.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada