domingo, 18 de septiembre de 2011

La primitiva iglesia de los Naturales de la villa de Salamanca.

Lo que vemos es apenas un detalle a la alegoría en torno a La Preciosa Sangre de Cristo. Esta pintura que data de 1800 fue restaurada recientemente y la podemos ver en el templo que conocemos como El Expiatorio y que a lo largo de su historia ha ido cambiando de nombre. La razón de tener allí precisamente esta alegoría se debe a que una de las cofradías que tenían por sede el Santuario del Hospital era, precisamente, la de La Sangre de Cristo. Pero vamos por partes.

La labor desarrollada por la historiadora Moserrat García Rendón para su tesis en la licenciatura de Historia fue la de hacer un estudio de la Parroquia de Salamanca durante los siglos XVI y XVII, de esa tesis se derivó un libro que recientemente, 2011, publicó la Presidencia de Salamanca. Como complemento al este libro viene un Apéndice Documental y en él encuentro uno de los documentos más interesantes que recientemente haya leído sobre la historia de Salamanca. El Anexo 9 titulado Merced de capilla de la virgen de la Asunción guarda una valiosa información que nos ayuda a entender mejor como se fue desarrollando el culto al Señor del Hospital y como éste influenció en la construcción y elevación de su templo.

En esta fotografía vemos en un primer plano la torre del templo del Expiatorio y al fondo, la torre del Santuario del Señor del Hospital. Sobre el Santuario bien sabemos que comenzó a diseñarse en 1888, pero no fue hasta 1924 que se concluyó totalmente. En cambio la torre que vemos del Expiatorio estaba todavía en construcción hacia 1725 según se menciona en esa merced. Consecuentemente dando crédito a la leyenda de la llegada del Cristo del Señor del Hospital, notamos que lo que allí había era una capilla primitiva, seguramente de adobe y, en el mejor de los casos, cubierto con paja. Esa campana que, de acuerdo a la mencionada leyenda que todos conocemos, que anunció aquél Martes Santo de 1560 el milagro de la materialización del fallecimiento de Nuestro Señor en la propia escultura, seguramente estaba colocada sobre una sencilla espadaña, quizá colgaba de un tronco. De eso documentación no tenemos y solo nos vamos por suposiciones.

De los datos reales que Monserrat encontró en el Archivo Parroquial del Señor del Hospital, el cual quedó clasificado en el Paquete: Cofradías, juicios, peticiones, varios. Año de 1730; sabemos que los cófrades de la otra asociación que existía, anterior a la de la Sangre de Cristo, la Santa Cofradía de Nuestra Señora de la Asunción, promovieron ante las autoridades del Ayuntamiento de la villa se otorgara la merced de posesión del sitio donde se levantaba la entonces Capilla y Hospital, corría el año de 1680, habían pasado ya 120 de la llegada a Salamanca del Santo Cristo. Por merced entendemos, en términos actuales, una escritura en donde se le daba la propiedad del terreno en donde se asentaba la capilla, cosa que "por descuido de otros mayordomos que han sido" no se había tramitado oportunamente. Se decía entonces que "a tiempo de más de treinta Años a esta parte que esta dicha capilla y los demás está en quieta y pacifica posesión". (1) Ese demás se refiere al pequeño hospital que allí existía, hospital que se fundo a consecuencia de lo ordenado en el Primer Concilio Provincial de México en 1555, en su inciso LXX.

Así pues, vemos que para 1680 se menciona que en la capilla del hospital tenía al menos 30 años de estar funcionando y dándose allí misas esporádicamente, esto nos lleva al año de 1650, a 90 años de distancia de la llegada, de acuerdo a la leyenda, del santo Cristo y a 87 de la aparente promulgación de don Vasco de Quiroga, en 1563, de curato a la población que hasta 1603 sería fundada oficialmente con el nombre de Villa de Salamanca, consecuentemente este era una congregación o pueblo de indios.

Sobre esta parte un poco desconocida y no muy documentada, sobre esa que se anota, según la leyenda mencionada, visita pastoral de don Vasco de Quiroga en 1563, encontramos en uno de sus primeros biógrafos, Juan José Moreno un dato publicado en 1766: "...lo segundo, cual era su espíritu de paz, y de concordia, que queriendo unir más, y más a estas dos esclarecidas Religiones (se refiere a los franciscanos y a los agustinos que tenían una disputa por lo que era parte del territorio del antiguo obispado de Michoacán), les puso vínculo estrecho que al no haber mediado la particularidad indiscreta de algunos afectos seglares, gozamos hoy de uno de los ejemplos, y monumentos más edificativos. Finalmente erigió los Beneficios de las Villas de San Miguel, y Salamanca, que comprendían los que hoy son curatos separados, en la Congregacion de los Dolores, y Valle de Santiago..." (2) Notamos muy bien que no se menciona nada de que don Vasco de Quiroga haya hecho esta elevación en persona, seguramente solo se envió el decreto correspondiente y no más que eso, pero tampoco tenemos la fecha exacta de cuando se dio este evento. Habrá que considerar que don Vasco estuvo en España ocho años, de 1546 a 1554, luego tuvo el interés de participar en el Concilio de Trento, cosa que no le fue posible atender. Ese concilio terminó en 1563 justamente, año en que se dice, don Vasco vino a Salamanca.

Así pues, volviendo al documento rescatado por Monserrat vemos que el Alcalde de la villa de Salamanca, Diego Tamayo da la orden de que se le entreguen "sesenta varas en cuadra" y se determina que el terreno que se oficializa como posesión de la Iglesia de los Naturales tenga un frente de 65 varas en dirección oriente-poniente y 45 varas de norte a sur (equivalen en la actualidad a 54 por 38 metros); comprendiendo este terreno además del templo y el hospital, un cementerio.

Pasa el tiempo y, seguramente las Cofradías se solidifican y cuentan con más capital y construyen con la cooperación de los indios asentados en la villa de 2 reales cada uno, lo que será conocido como Santuario del Señor del Hospital, para ese entonces, 7 de abril de 1725, así lo asienta el cura de la localidad, el Dr. D. Joseph Bruno de Salas Garnica, diciendo además en su acta que el culto al Santo Cristo es sólido y abarca todas las comunidades en rededor de la villa.

Con todos los datos que ahora hemos logrado reunir, vamos dando más forma a lo que fue el desarrollo del culto al Señor del Hospital y como fue modificándose el recinto en donde la imagen estaba depositada.

Sin lugar a dudas Salamanca es un lugar lleno de historia, afortunadamente se siguen rescatando capítulos olvidados de ella...

Fuentes:

1.- García Rendón , Monserrat. Génesis de una villa y su parroquia. Salamanca siglos XVI-XVII. Presidencia Municipal de Salamanca. Salamanca, 2011.

2.- Moreno, Juan José. Fragmentos de la vida, y virtudes del V. Illmo. y Rmo. Sr. Dr. D. Vasco de Quiroga. Imprenta del Real y más antiguo Colegio de San Ildefonso. México, 1766

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada